Público
Público

Un atentado suicida en Pakistán acaba con 30 muertos

La explosión tuvo lugar en las inmediaciones de un hotel de lujo en Rawalpindi. Hay 40 heridos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al menos 30 personas han muerto y 40 han resultado heridas en un atentado suicida frente a un céntrico hotel de la ciudad paquistaní de Rawalpindi, próxima a la capital, Islamabad, según ha informado la Policía. La explosión tuvo lugar a las 10.40 horas locales (05.40 GMT) delante del hotel Shalimar, cuando dos terroristas suicidas que viajaban en una motocicleta detonaron los explosivos que llevaban atados a su cuerpo, según ha informado la cadena británica BBC.

El hotel se encuentra en una zona concurrida y considerada de alta seguridad, ya que a poco menos de 500 metros está el cuartel general del Ejército, que tiene su sede principal en esta ciudad adyacente a la capital del país, Islamabad. Las autoridades de la ciudad han puesto los hospitales en estado de emergencia para atender a los heridos y han decretado el cierre de las escuelas locales por razones de seguridad.

El primer ministro paquistaní, Yusuf Razá Guilani, ha condenado el atentado en un comunicado. Por el momento, ninguna organización ha reivindicado los hechos.

El atentado se produce justo el día en que se ha conocido que la ONU reducirá su personal en las regiones tribales paquistaníes debido al empeoramiento de la seguridad en esas zonas, donde mantendrá sólo a los trabajadores 'vitales' para atender operaciones 'de emergencia'.

En un comunicado difundido en Islamabad, la ONU ha informado de que su secretario general, Ban Ki Moon, ha declarado la fase 4 de 'emergencia' tanto en las demarcaciones tribales (FATA) como en la Provincia de la Frontera del Noroeste (NWFP) en Pakistán 'teniendo en cuenta la intensa situación de seguridad en la región'.

La visita de la secretaria de Estado Hillary Clinton la semana pasada a Islamabad, tampoco ha servido para darle más estabilidad a la zona. Clinton aseguró que EEUU hará todo lo que esté en su mano por conseguir que Pakistán sea una democracia estable. 

Pakistán sufre una nueva ola de atentados, como el de hoy, que comenzó el mes pasado y no ha decrecido con la operación que el Ejército lanzó contra el feudo de los talibanes paquistaníes, la demarcación tribal de Waziristán del Sur, en las FATA. La semana pasada una explosión en un mercado de Peshawar acabó con la vida de 100 personas. Desde el mes de septiembre, las personas muertas superan las 300.

Los ataques del Ejército contra los talibanes también han afectado a la población civil. La última operación ha dejado más de 185.000 desplazados, que están siendo acogidos en varias poblaciones cercanas de la NWFP. La ONU ha perdido a 11 de sus trabajadores en atentados terroristas este año en Pakistán, según destacó en el comunicado.