Público
Público

Los ateos siembran la duda a través del transporte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los ateos británicos han lanzado esta semana una campaña publicitaria a través del transporte público para explicar a los viajeros que Dios puede no existir, campaña que también ha llegado a Barcelona y Madrid.

800 pósters en los buses de las diferentes ciudades británicas y en el metro de Londres dicen: "Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y disfruta la vida ".

En España, la campaña la ha trasladado la Unión de Ateos y Librepensadores, que ha recaudado dinero para instalar la publicidad en autobuses de Madrid y Barcelona y quizá extenderla a otras ciudades.

En la capital española, una Iglesia Evangélica se ha adelantado y ha plantado en un autobús una publicidad que reza: "Dios sí existe. Disfruta de la vida en Cristo".

El autor ateo del libro "El espejismo de Dios" Richard Dawkins dijo que había apoyado la campaña británica porque demostraba que a los británicos les estaban desilusionando los intereses religiosos.

"Deja claro que hay realmente una tendencia en este país a estar cada vez más hartos de la dominación de los intereses religiosos, y quería apoyar eso, lo hice y así es como me impliqué", dijo Dawkins.

La anglicana es la religión estatal inglesa, y algunos de sus obispos están aún en el parlamento en la Cámara de los Lores. Escocia también tiene religión estatal.

La cómica y diseñadora de la campaña Ariane Sherine dijo que esperaba que los pósters llevasen la sonrisa a las caras de los viajeros a diario.

"Me gustaría que la gente mirase a los autobuses y sonriera. Me gustaría que iluminasen el día de la gente de camino al trabajo, simplemente creo que no es algo normal", explicó. "Es una campaña muy suave y filosófica", añadió.

"Los cuatro anuncios del metro de Londres incluirán citas de figuras como Douglas Adams, Albert Einstein y Katharine Hepburn.

Dawkins donó 5.500 libras esterlinas (unos 6.000 euros) a la campaña y desveló el contenido de uno de los anuncios del metro de Londres.

Martin Casson, director de publicidad de La Red de Publicidad Eclesial, dijo que la Iglesia veía bien la campaña puesto que iba a ser un estimulante para el debate entre los británicos, aunque calificó el eslogan de "egoísta".

"Creo que ha llegado la hora de que las personas se abran y ha llegado la hora de que sean generosas y se preocupen por sus vecinos. Al fin y al cabo, ese es el mensaje cristiano", añadió.