Público
Público

El Atlantis despega rumbo a la EEI, en uno de sus últimos viajes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Irene Klotz

El transbordador Atlantis y sus seis tripulantes despegaron el lunes del Centro Espacial Kennedy, en Florida, en una de las últimas misiones dirigidas a equipar a la Estación Espacial Internacional para que pueda seguir operando después de que la flota de naves estadounidenses sea retirada el próximo año.

El Atlantis fue lanzado a las 14.28 hora del este (1928 GMT) desde el Centro Espacial Kennedy de Florida, atravesando una delgada capa de nubes mientras ascendía sobre el océano Atlántico hacia una conexión orbital con la estación espacial el miércoles.

"Tened un buen vuelo a la órbita y una fantástica misión", dijo Jeff Lauffer, director de pruebas del contratista del transbordador United Space Alliance, por radio a la tripulación poco antes del despegue.

El Atlantis fue cargado con unos 13.610 kilos de equipos y suministros -demasiado grandes para ser llevados por naves de carga rusas, europeas o japonesas- que mantendrán a la estación abastecida con alimentos, combustible y otros productos después de que la flota de transbordadores sea dada de baja.

"El caballo de batalla ha sido subir las grandes partes", dijo el comandante del Atlantis Charles Hobaugh en una entrevista previa al lanzamiento. "Ahora mismo la propia estación es un vehículo increíble. Simplemente tenemos que aportar su sustento".

Tras la misión del Atlantis, que tiene una duración prevista de 11 días, la NASA prevé otros cinco vuelos para completar la estación.

La agencia espacial estadounidense ha estado trabajando para reemplazar a los transbordadores con una nave al estilo cápsula llamada Orion, con el objetivo de transportar astronautas a la Luna y a otros destinos del Sistema Solar, además de la estación espacial, que orbita a unos 360 kilómetros sobre la Tierra.

La estación, un proyecto de 100.000 millones de dólares de 16 países que ha estado bajo construcción por más de una década, deberá ser completada para el 2010.

La NASA planea terminar el programa de transbordadores espaciales de 30 años en 2010, tomando en cuenta las extensas preocupaciones por la seguridad y los gastos asociados con el mantenimiento del Atlantis y a sus dos naves hermanas, el Discovery y el Endeavour.

El programa de transbordadores cuesta a la NASA 5.000 millones de dólares al año y sus misiones fallidas han causado la muerte a 14 astronautas. La primera tripulación de siete astronautas pereció durante un lanzamiento en 1986 y la segunda perdió la vida en un intento de aterrizaje en 2003, debido a la ruptura del escudo térmico de la nave.