Público
Público

Atletas con tendencia a transpirar estarían protegidos del asma

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las personas activas quetienden a transpirar excesivamente contarían con una protecciónincorporada contra las crisis asmáticas inducidas por elejercicio, sugirió un nuevo estudio.

Esta relación inusual sugiere que los mismos mecanismosresponsables de producir el "volumen" de transpiracióndeterminan también la cantidad de agua que segregan las víasaéreas, según la hipótesis de los autores del estudio.

Básicamente, explicó el equipo, las personas que transpiranmenos tendrían las vías aéreas más secas, lo que las volveríamás susceptibles a estrecharse y alterar la respiración duranteel ejercicio.

Los resultados, publicados en la revista Chest, surgen depruebas a 56 marinos saludables con síntomas de asma inducidopor el ejercicio: sibilancias, falta de aliento o tos por elesfuerzo físico.

El equipo del Centro Médico Naval en San Diego midió lafunción pulmonar de los voluntarios antes y después de darlesun medicamento llamado metacolina que, en las personasasmáticas, hace que las vías aéreas se estrechen con bajasdosis.

Se les dio también pilocarpina, que induce la producción detranspiración y saliva.

Los autores observaron que los voluntarios que tendían atranspirar más como respuesta a los fármacos eran menospropensos a tener un estrechamiento de las vías aéreas despuésde recibir metacolina. Los que más transpiraban tendían tambiéna producir más saliva y lágrimas.

Los resultados no prueban que una tendencia a transpirarproduzca un escudo protector en las personas activas contra elasma inducido por el ejercicio, precisó el doctor WarrenLockette, investigador del estudio.

Sin embargo, explicó, los resultados coinciden con la ideade que existe un mecanismo común a la reducción de laproducción de la transpiración y de agua en las vías aéreas.

"Parecería ser que la cantidad de fluidos que segregan lasvías aéreas es clave para la protección contra el asma inducidopor el ejercicio. De modo que si los atletas transpiran, babeano lloran, por lo menos no respirarán con dificultad", concluyóel autor.

FUENTE: Chest, septiembre del 2008