Público
Público

El Atlético examina su remontada europea en un escenario incómodo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El estadio Lerkendal de Trondheim, el frío y la intensidad como local del Rosenborg evaluarán esta noche la recuperación europea del Atlético de Madrid, al que su irregularidad en las tres primeras citas del torneo le prohíbe fallar en Noruega para mantener intactas sus opciones de clasificación en el grupo B.

La incontestable victoria de la anterior jornada de la competición, precisamente ante el Rosenborg en el Vicente Calderón (3-0), ha aliviado la urgencia de triunfo del equipo rojiblanco en esta edición de la Liga Europa, pero aún necesita más puntos para restablecer su tranquilidad y su condición de favorito en el torneo.

Así lo determina el desarrollo del grupo, muy equilibrado con tres jornadas disputadas, con el Bayer Leverkusen en cabeza con cinco puntos, uno más que el Aris de Salónica, segundo, y el Atlético, tercero, y dos más que el Rosenborg, colista del cuarteto, pero que gana crédito en su campo, el estadio Lerkendal.

Ese será el siguiente obstáculo del equipo rojiblanco, consciente de que el bloque noruego multiplica su peligrosidad como local, en contraste con la debilidad ofrecida hace dos semanas en el Vicente Calderón, donde al Atlético le bastó con apretar un poquito el acelerador para derribarle con muchísima facilidad.

Hoy no se prevé un duelo tan sencillo, porque el campeón noruego -el pasado 24 de octubre logró su vigésimo segundo título de la liga de su país- ofrece mucha más fortaleza en su estadio, donde no ha perdido ningún encuentro esta temporada, sólo ha cedido cuatro empates y ha firmado 15 triunfos, uno de ellos ante el Aris (2-1).

Esos números, a los que se suman los seis partidos invicto que acumula el Rosenborg en las últimas citas europeas ante su público, alertan de la dificultad del choque de este jueves, pero no ocultan la indudable superioridad del Atlético, a pesar de su irregularidad en este inicio de curso y de sus importantes bajas para el duelo.

En Noruega no estarán ni José Antonio Reyes, con una contusión muscular y uno de los más destacados del equipo rojiblanco en este arranque de temporada, ni el uruguayo Diego Godín, que estará aproximadamente un mes fuera de los terrenos de juego después de ser operado el pasado sábado de apendicitis.

El Atlético, en cualquier caso, viaja a Trondheim con un once muy competitivo, liderado por el argentino Sergio 'Kun' Agüero, que compartirá delantera con el brasileño Diego Costa, una vez que Quique Sánchez Flores probablemente dará descanso de inicio al uruguayo Diego Forlán con la mente en el derbi del próximo domingo.

El atacante charrúa, que atraviesa una de sus peores rachas goleadoras -no ha marcado en los últimos diez partidos oficiales-, sufrió un esguince leve en el tobillo izquierdo en el entrenamiento del martes, pero ha entrado en la convocatoria para el choque de hoy, aunque, en principio, apunta a suplente.

Al once, en cambio, regresan Fran Mérida, que suplirá la baja de Reyes en la banda derecha, y Antonio López, que ocupará el lateral izquierdo en lugar del brasileño Filipe Luis, en una alineación con el portugués Simao Sabrosa en el extremo zurdo y el brasileño Paulo Assuncao y Raúl García en el medio centro.

El checo Tomas Ujfalusi, en el lateral derecho; el colombiano Luis Amaranto Perea y Álvaro Domínguez, en el centro de la zaga, y David de Gea, en la portería, también estarán en el once de Quique Sánchez Flores, que ha convocado a 20 jugadores para el encuentro, en una lista con las novedades de los canteranos Jorge Pulido y Koke y la vuelta de Juan Valera, ya recuperado de una contractura.

Enfrente estará el Rosenborg, que llega al duelo acuciado por la necesidad de lograr un triunfo para no descolgarse de los dos primeros puestos del grupo, en el que ahora es último con tres puntos, aunque sólo uno menos que el Aris y el Atlético de Madrid.

El campeón noruego ha dado una pobre impresión en sus dos salidas a Leverkusen y a Madrid, y es consciente de que sus opciones pasan por Lerkendal, el estadio gracias al que se ha hecho un nombre en el fútbol europeo, ayudado por las duras condiciones meteorológicas en invierno, aunque no se esperan temperaturas por debajo de cero en el partido.

Aun con el respeto que merece el rival, el Rosenborg apela a salir a por el encuentro desde el comienzo, sin descuidar tampoco la defensa. "Es un partido que debemos ganar. Pero tampoco tenemos mucho que perder. Hay que atreverse a adelantar las líneas y a atacar con mucha gente", dijo el delantero Steffen Iversen.

En parecidos términos se expresó el técnico noruego, Nils Arne Eggen, insistiendo en la concentración defensiva y en la presión para poder robar rápido el balón. "Vamos a tener que frenarlos antes de que puedan ponerle velocidad. Agüero no es mucho peor que Messi cuando arranca con el balón. Habrá que estar cerca de él antes de que pueda hacer algo", declaró.

El técnico del Rosenborg mantendrá el habitual 4-3-3, aunque seguramente opte por mover a Iversen al centro y colocar en la banda a Prica, para tratar de acercar más al gol al veterano delantero noruego, especialista en marcar ante equipos españoles, en un once que será idéntico al de hace catorce días en el Vicente Calderón.

Alineaciones probables:

Rosenborg: Orlund; Lustig, Bjarsmyr, Demidov, Dorsin; Henriksen, Annan, Skjelbred; Moldskred, Iversen y Prica.

Atlético de Madrid: De Gea; Ujfalusi, Perea, Domínguez, Antonio López; Fran Mérida, Assuncao, Raúl García, Simao; Diego Costa y 'Kun' Agüero.

Árbitro: Vladislav Bezborodov (Rusia).

Estadio: Lerkendal (21.166 espectadores).