Publicado: 25.11.2013 14:44 |Actualizado: 25.11.2013 14:44

Atrapados hora y media en el Metro de Madrid

Un convoy ha sufrido una avería a las 9.40 horas, dejando a todos los pasajeros a oscuras y sin recibir ninguna información. Una mujer ha sufrido un crisis de ansiedad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Varios cientos de viajeros han pasado esta mañana alrededor de una hora y media atrapados en un convoy del Metro de Madrid que ha sufrido una avería, a oscuras en algunos momentos y sin recibir ninguna información sobre lo que ocurría, según una de las personas que viajaba en el tren. El tren quedó averiado a las 09.40 horas en el túnel de la línea 5 entre las estaciones de Chueca y Gran Vía y que el servicio no quedó restablecido hasta las 11.25 horas.

Como consecuencia de esa avería, el servicio de trenes en la línea 5 ha estado suspendido hasta esa hora entre las estaciones de Rubén Darío y Ópera en ambos sentidos. La idea de los responsables de Metro era que el convoy avanzase "muy despacio" hasta alcanzar el anden de la siguiente estación para que los viajeros pudieran apearse.

Sin embargo, esa información no ha sido comunicada a los viajeros, que lo que han veían es que el tren estaba detenido en el túnel y después se movía por momentos, efectivamente muy despacio, aunque también reculaba parte de lo avanzado a causa de la pendiente. Una redactora de la Agencia Efe que viajaba en ese convoy ha relatado que en el interior del tren, en el que gran parte de los usuarios estaba de pie, hacía mucho calor y a ratos se ha ido la luz.

Después de muchos minutos en esa situación se han vivido momentos de gran nerviosismo cuando una mujer ha sufrido un crisis de ansiedad y ha pedido a voces que alguien abriera para poder salir. Ha sido atendida por sus compañeros de viaje, que de todos modos poco más han podido hacer por ella que darle agua de una botella.

Además de que por la megafonía del tren no se ha informado de nada, la cobertura de móvil solo funcionaba para alguna de los operadoras habituales y los viajeros han tenido que dejarse prestado el teléfono para comunicarse con el exterior, por ejemplo para avisar de que llegaban tarde al trabajo. Cuando llevaban un rato atrapados y han comprobado que ya no circulaban trenes por el túnel, han intentado abrir las puertas utilizando los sistemas previstos para ello pero no han podido.

De todas formas, una hora y media ha dado para mucho y también se han vivido momentos de distensión, como cuando algunos recordaban películas con situaciones similares o planteaban distintas formas de ser rescatados, por ejemplo poniendo un tren paralelo al que ser trasvasados. Finalmente, el convoy ha podido entrar en la estación, al menos el primer coche, y los viajeros han recorrido el tren de vagón en vagón hasta salir todos sin ningún daño que lamentar.