Público
Público

Atutxa, Knorr y Bilbao recurren ante el TC y piden la nulidad de la sentencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La defensa de los miembros de la anterior Mesa del Parlamento vasco Juan María Atutxa (PNV), Gorka Knorr (EA) y Kontxi Bilbao (EB) recurrirá en amparo ante el Tribunal Constitucional y pedirá que se declare nula la sentencia del Tribunal Supremo.

Atutxa, Knorr y Bilbao fueron condenados a penas de inhabilitación para el ejercicio de cargos públicos y a multa por no disolver, como ordenó el Supremo, el grupo de Sozialista Abertzaleak en la pasada legislatura en el Parlamento vasco.

El abogado de los condenados, Alberto Figueroa, ha explicado en rueda de prensa en Bilbao que presentarán un incidente de nulidad de la sentencia del Supremo basándose en que el ponente de la misma, Manuel Marchena, fue la "mano derecha" del fiscal general que inició el proceso por la no disolución del grupo de la antigua Batasuna, Jesús Cardenal.

Ha confiado en lograr en última instancia una absolución "porque la causa de la Justicia merece que se declare la inocencia de los miembros de la Mesa", con argumentos que a lo largo del proceso "ya convencieron" a la jueza instructora, en dos ocasiones al Tribunal Superior de Justicia del País Vasco y también a cinco de los doce magistrados del Supremo.

El letrado ha dicho que pedirá una aclaración de la sentencia condenatoria con el fin de que detalle para qué cargos han sido inhabilitados sus defendidos y la suspensión de la ejecución de la condena hasta que se resuelvan nueve recursos que se presentaron a lo largo del proceso y que podrían conllevar la absolución de sus defendidos.

Además, Figueroa argumentará en el recurso al Constitucional que Atutxa, Knorr y Bilbao han visto vulnerados derechos fundamentales ya que no se ha garantizado el derecho a la igualdad, ni las garantías procesales exigibles, ni la presunción de inocencia.

El letrado ha expuesto que la defensa registrará también un incidente de nulidad de actuaciones contra la sentencia en el que pondrá en duda la imparcialidad del magistrado Marchena, redactor de la sentencia, ya que "tenía conocimiento pleno" de la causa desde su puesto en la Secretaría General del fiscal jefe del Estado y pudo formarse un criterio sobre la misma.

"Es un caso de libro", a juicio del defensor, porque, "si se está asistiendo a quien ha puesto la querella y posteriormente se actúa como magistrado ponente de la sentencia, invalida su imparcialidad y la sentencia de la Sala" y, por ello, Marchena habría debido abstenerse en lugar de participar en la votación, ha opinado.

En la comparecencia también han intervenido dos de los condenados, Juan María Atutxa (PNV) y Kontxi Bilbao (EB), respaldados por cargos de sus respectivos partidos, y han defendido que no cometieron delito alguno y confiado en que "el tiempo ponga a cada uno en su sitio, incluso a los miserables", según Atutxa.

Ha lamentado que se les haya tratado injustamente porque "no somos desobedientes y no somos delincuentes porque no cometimos delito alguno, ya que en aquella ocasión no podíamos hacer otra cosa".

Entonces, ha dicho, "mantuvimos la dignidad personal y la institucional del Parlamento vasco", sobre la base del reglamento de la Cámara, para evitar que dicha institución "fuera pisoteada".

Kontxi Bilbao ha dicho que cuando esto acabe "saldremos adelante con la cabeza muy alta" y "tendremos el reconocimiento que merecemos", porque nuestra intención, en contra de lo que explica la sentencia, "no era desobedecer y "no hay pruebas de que así lo fuera".