Público
Público

La Audiencia absuelve a ocho acusados de reclutar para ETA

Cinco de las personas ahora exculpadas estuvieron más de dos años en prisión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Audiencia Nacional condenó hoy por un delito de colaboración con organización terrorista a cuatro de los 12 acusados de formar parte del aparato de captación y recogida de información de ETA (denominado Arrantza, que significa pesca en euskera, y a cuyos miembros también se les conoce como pianistas).

Dos de las otras ocho personas que se sentaban en el banquillo quedaron absueltas, al retirar la fiscal Dolores Delgado la acusación que había formulado contra ellas, mientras que el resto lo fue por el tribunal, que considera que no llegaron a colaborar o a integrarse en la banda.

Cinco de los acusados absueltos estuvieron casi dos años en prisión, mientras que dos estuvieron un año. La Sección Tercera de lo Penal declara que ninguno colaboró o formó parte de ETA, aunque dos de ellos acudieron a citas para intentar unirse a la banda y una recabó información sobre posibles objetivos terroristas en Cádiz que no entregó a la organización.

Las relaciones con ETA de dos de las personas ahora exculpadas se debían a la amistad que mantenían con el ex dirigente terrorista Ibon Fernández Iradi, alias Susper, o con el también miembro de la organización Iñaki Bilbao, pero no hicieron ningún acto concreto para ayudar a ETA. A una conclusión similar llega la Sala con las entonces parejas de algunos acusados.

La Audiencia Nacional sí condena a Ana Itxaso Güemes, María Anunciación Alonso, Pagoa Zulueta y Anitz Esquisabel, por un delito de colaboración con organización terrorista a seis años de cárcel y multa de 3.240 euros.

 

Según la sentencia, Güemes mantuvo seis citas a partir de 2002 con Susper u otros terroristas, en las que le entregaban cartas que tenía que hacer llegar a ciertas personas. María Anunciación Alonso alojó durante tres semanas al huido del comando Bizkaia de ETA Jon Kepa Preciado Izarra. Pagoa Zulueta trasladó en varias ocasiones a Iñaki Bilbao, y Anitz Eskisabel colaboró con ETA durante varios meses.

Esta última, además de distribuir cartas, proporcionó información sobre un concejal del PSOE y otro del PP de Lazkao (Guipúzcoa) a Fernández Iradi, en una de las citas que mantuvo con él.

Durante el juicio, la fiscal Dolores Delgado pidió la condena de diez de los acusados, al entender que formaban parte de 'los oídos y los ojos de ETA'.