Público
Público

La Audiencia de Cantabria juzga de nuevo hoy al "pederasta de Astillero"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Audiencia de Cantabria juzgará hoy de nuevo a Marcelino Fernández Arnáiz, un pederasta multirreincidente para el que esta vez se piden nueve años de cárcel, acusado de haber abusado de una niña de seis años a los tres días de salir de prisión, tras haber cumplido su última condena.

Fernández Arnaiz, de 54 años, más conocido como "El pederasta de Astillero", ha sido detenido múltiples veces por delitos sexuales cometidos contra menores: concretamente en los años 1980, 1983, 1986, 1990, 1999, 2000, 2002 y 2003. Y, hasta ahora, cada vez que ha cumplido su pena, ha vuelto a reincidir.

De hecho, su último delito probado, por el que pagó con cinco años de cárcel, lo cometió dos meses y medio después de abandonar el Centro Penitenciario de Foncalent (Alicante), donde había cumplido dos sentencias de 15 y 18 meses de internamiento psiquiátrico.

Su caso, junto el de la niña "Mari Luz", fue uno de los que movió al Gobierno a impulsar una reforma del Código Penal para elevar las condenas en determinados delitos y para establecer medidas de libertad vigilada para los pederastas reincidentes, según reconoció el entonces ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo.

En esta ocasión, se acusa al "pederasta de Astillero" de haber abusado sexualmente de una niña de seis años a la que había comprado antes unas golosinas, el 23 de agosto de 2008. Tres días antes, Fernández Arnaiz había salido de la prisión de Dueñas (Palencia), tras cumplir cinco años por abusar de otra menor.

Según explica el escrito de acusación de la Fiscalía, este hombre, en esta ocasión el acusado se encontró a un grupo de niños en un parque de Santander y entabló una conversación con ellos.

A esta niña, que tenía entonces seis años, y a otro chico les propuso ir a merendar y se acercaron a una tienda cercana en donde les compró unas golosinas.

Cuando volvieron al parque, el niño se fue a jugar y el acusado se quedó solo con la menor, a la que cogió en brazos para llevarla a un callejón cercano.

Allí, la apoyó en un coche, la besó y la pidió que se quitara el pantalón y la ropa interior y, aunque la niña se negó y opuso resistencia, Marcelino Fernández Arnaiz la tocó.

La pequeña lloraba y gritaba de tal forma que alertó a un vecino de un inmueble cercano y el acusado se dio a la fuga.

La Fiscalía considera que Fernández Arnaiz cometió un delito de agresión sexual agravado por la reincidencia en esta conducta.

Por ello, pide que se le imponga una pena de nueve años de cárcel y la prohibición de acercarse a una distancia inferior a 300 metros de la niña durante doce años.

El Ministerio Público también pide que indemnice a la menor con 3.000 euros por daños morales.

La defensa del acusado niega que éste haya cometido esos hechos y pide que sea absuelto.

El juicio se celebrará, a partir de las 9.30 horas, en la sección primer de la Audiencia de Cantabria.