Público
Público

La Audiencia de Granada celebra el juicio por la muerte de Beatriz Collado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Audiencia de Granada celebrará a partir de hoy el juicio por la muerte de Beatriz Collado, cuyo cadáver fue hallado en el pantano granadino de Cubillas en marzo de 2006, en el que será juzgado el único imputado por el crimen, José M.G., a quien ya se la han designado abogados de oficio en cinco ocasiones.

Precisamente, la renuncia a su letrada fue el motivo por el que el pasado 10 de diciembre se suspendió el inicio de la vista oral, que ha sido señalada finalmente para los días 20, 21 y 22 de febrero en la Sección Primera de la Audiencia.

Fuentes judiciales han informado a Efe de que aunque el acusado rechazara nuevamente hoy la representación de su abogado, el juicio no podría volver a suspenderse por ese motivo.

José M.G. se enfrenta a penas que oscilan entre los 30 y los 48 años de prisión, según las peticiones de la acusación pública, la Fiscalía, y la particular, ejercida por el novio de la joven asesinada.

A la primera sesión del juicio prevista para el 10 de diciembre y finalmente aplazada acudieron amigos y familiares de la víctima, entre ellos su padre, Francisco Collado, que dijo que "perdonaba y olvidaba".

Según el escrito del Ministerio Público, los hechos tuvieron lugar el pasado 1 de marzo de 2006 cuando el procesado, condenado con anterioridad por otros delitos, coincidió "de modo casual" con Beatriz en la calle La Calera de Granada, donde la chica había aparcado su coche para hablar por teléfono con su novio.

Entonces, precisa el fiscal, el acusado exigió a la chica que apagara el móvil, rompió el cristal de la puerta delantera del vehículo y le indicó que saliera del mismo y le entregara el teléfono.

A continuación la llevó a un lugar no determinado donde la mantuvo retenida en contra de su voluntad de forma intimidatoria y la obligó a mantener relaciones sexuales.

En esa situación de privación de libertad se mantuvo Beatriz hasta la madrugada del 2 de marzo, según el fiscal, que precisa que el acusado, "con ánimo de acabar con su vida", aprovechó que la joven llevaba en el cuello una "bufanda-tubo" ajustable con un cordón para tirar "violentamente" del mismo, lo que le produjo la muerte por asfixia mecánica por estrangulación.