Público
Público

La Audiencia investigará el secuestro en Mauritania

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha abierto una investigación sobre el secuestro de tres cooperantes españoles en Mauritania, informó el martes la Audiencia.

El magistrado del Juzgado Central de Instrucción número 4 ha decidido abrir diligencias previas para investigar el hecho tras recibir un comunicación de la Comisaría General de Información, dependiente de la Dirección General de la Policía y la Guardia Civil, y ha decretado el secreto de las actuaciones, dijo una portavoz de la Audiencia.

El secuestro entraría en las competencias de la Audiencia por ser un delito contra españoles en el extranjero y por ser un posible delito de terrorismo, según fuentes judiciales.

Tres integrantes de la ONG Barcelona Acció Solidaria, Albert Vilalta, Alicia Gámez y Roque Pascual, fueron sacados del todoterreno en el que iban cuando la caravana de ayuda humanitaria de la que formaban parte se dirigía el domingo de la ciudad costera de Nuadibú a la capital, Nuakchot.

Aún no ha habido ninguna reivindicación ni contacto, pero el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, dijo el lunes que "todo apunta a que se trata de un secuestro" de Al Qaeda en el Magreb Islámico, que ya ha llevado a cabo otros actos similares en la zona.

Además, el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, señaló que el presidente de Mauritania, Mohamed Ould Abdel Aziz, le dijo que "todo parece indicar" que podría ser la organización integrista.

El resto de la expedición se encuentra en un hotel de Nuakchot, y aún no ha decidido si reanuda el viaje o vuelve a España.

El convoy con ayuda humanitaria de varias organizaciones catalanas partió de Barcelona el 22 de noviembre, atravesó Marruecos, se dirigía a Senegal e iba a terminar en Gambia con 100.000 kilos de material de ayuda que pensaba distribuir en una caravana anual.

Mauritania ha establecido un dispositivo por tierra y aire para evitar los movimientos de los secuestradores, mientras que España le ha ofrecido su cooperación. Las autoridades españolas están en contacto tanto con las mauritanas como con las del vecino Mali.

Este ataque intensificará los temores por la seguridad en la desértica república del oeste de África, en la que operan bandas armadas relacionadas con Al Qaeda.

Mauritania se ha convertido en una fuente creciente de preocupación por la situación de la seguridad desde que unos islamistas se atribuyeron la autoría del asesinato de cuatro turistas franceses a finales de 2007 y la decapitación de unos soldados mauritanos de patrulla en septiembre de 2008.

La organización del rally París-Dakar decidió suspender la celebración de la competición en el norte de África y trasladarla a Argentina y Chile.

Al Qaeda en el Magreb se atribuyó también la autoría de un atentado suicida fallido contra la embajada francesa en Mauritania el pasado agosto, en el que tres personas resultaron heridas.

Abdel Aziz, que el año pasado derrocó al primer presidente elegido en unos comicios libres en este país, prometió su cargo como presidente tres días después, asegurando que la lucha contra Al Qaeda será una prioridad. Desde entonces, el Gobierno ha intentado aumentar la lucha contra la inseguridad, reforzando la patrullas militares.