Público
Público

La Audiencia juzga a los tres acusados de asesinar a la psicóloga Anna Permanyer

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un tribunal popular juzgará a partir de hoy en la Audiencia Provincial de Barcelona a los tres acusados de asesinar a la psicóloga Anna Permanyer, desaparecida el 27 de septiembre de 2004 y cuyo cadáver fue encontrado diez días después en un paraje cerca de Sitges con signos de violencia.

Los procesados, Carmen B. y sus conocidos Joan S.B. y Anabel T.P., en prisión provisional desde principios de septiembre de 2005, están acusados de un delito de extorsión y otro de asesinato con alevosía, por los que el fiscal pide 21 años y medio de prisión para cada uno de ellos.

La acusación particular, representada por la familia de Anna Permanyer, que estaba casada y era madre de cuatro hijos, pide una condena de 25 años de prisión, la máxima por un delito de asesinato, y otros cinco por extorsión.

El juicio sobre este caso, que conmocionó la sociedad catalana, arranca hoy con la selección del jurado popular y se prevé que el martes declaren los tres procesados.

El día de su desaparición, Anna Permanyer tenía una cita en la vivienda que había alquilado a Carmen B. en un edificio de la Avenida Diagonal de Barcelona para mostrarle una plaza de aparcamiento en el mismo inmueble en el que la imputada estaba interesada para su arrendamiento.

Según el fiscal, Carmen B., con la ayuda de los otros dos acusados, mataron la psicóloga golpeándole en la cabeza y asfixiándola con bolsas después de lograr que, contra su voluntad, firmara un contrato de arras sobre la vivienda de su propiedad, además de una plaza de aparcamiento y un trastero del mismo edificio, por un valor total de 600.000 euros.

La beneficiaria del contrato era la hija de Carmen B., entonces menor de edad y que estaba representada legalmente por su madre.

En el documento constaba que la parte compradora entregaba 420.000 euros en concepto de arras y obligaba a Permanyer a abonar el doble de dicha cantidad si incumplía su parte del contrato.

El cadáver de la psicóloga fue encontrado en el 7 de octubre de 2005 en un paraje del Garraf cercano a la localidad costera de Sitges.

Poco después del hallazgo del cadáver, Carmen B. presentó a la policía el contrato de arras en el que constaba que había pagado 420.000 euros a la psicóloga por el piso.

Las diligencias ordenadas por el juez instructor han revelado que la principal acusada nunca dispuso ni pudo disponer de una suma tan elevada como la que defiende que pagó a Permanyer como paga y señal por el piso.

Todo indica que Anna Permanyer fue obligada a firmar el contrato de arras por el piso en el que vivía de alquiler la principal acusada, situado en la zona alta de Barcelona, dado que las pruebas periciales demuestran que la firma que aparece en el documento es el de la psicóloga, motivo por el cual se acusa a los tres procesados de extorsión.

El juzgado de instrucción número 11 de Barcelona, que practicó las diligencias, considera que hay claros indicios de su culpabilidad, como el propio contrato de arras o algunos objetos que les incautaron, como una "pata de cabra" con la que presumiblemente se golpeó a la víctima.

No obstante, las defensas sostienen que no hay pruebas que incriminen directamente a los imputados.