Público
Público

La Audiencia juzgará mañana a una etarra por cobijar a los asesinos de Múgica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Audiencia Nacional juzga mañana a la etarra Gracia Morcillo, extraditada en noviembre por Francia, por alojar en una vivienda de Andoain (Guipúzcoa) a los miembros del "comando Donosti" que participaron en el asesinato del dirigente socialista Fernando Múgica en 1996 en San Sebastián.

El fiscal pide 23 años y cuatro meses de cárcel para la etarra como cómplice del asesinato, aunque plantea también como alternativa la pena de 10 años de prisión por colaboración con banda armada, además de, en ambos casos, la prohibición de volver en cinco años a San Sebastián o al lugar en el que reside la familia Múgica.

Por el asesinato de Múgica, ya han sido condenados los entonces miembros del comando Donosti Francisco Javier García Gaztelu, "Txapote", ex responsable del aparato militar de ETA; su compañera sentimental Irantzu Gallastegi y Valentín Lasarte, así como los que fueron sus jefes, José Javier Arizcuren, "Kantauri" y Juan Luis Aguirre Lete, "Insuntza".

En sus conclusiones provisionales, el fiscal relata que "Txapote" y Lasarte se entrevistaron a finales de enero del 95 en Francia con el entonces dirigente etarra Aguirre Lete y allí les presentó a Gallastegi como nueva componente del "comando".

Tras comunicarles los objetivos fijados por "Kantauri", entre los que se encontraba el asesinato de Múgica, "Insuntza" les entregó documentación falsa y armamento.

Los tres cruzaron la frontera y se instalaron en dos pisos situados en las localidades guipuzcoanas de Astigarraga y Andoain. La última vivienda fue facilitada a los terroristas por Gracia Morcillo, quien le había pedido a su cuñado las llaves para preparar oposiciones.

Gracia Morcillo les acogió y les facilitó alimentos que adquiría con dinero que los "liberados" -a sueldo de la banda- le daban.

Una vez ya instalados, según el fiscal, Gallastegi y "Txapote" se pusieron en contacto con el ya fallecido José Luis Geresta, "Oker", para pedirle que les facilitara un vehículo.

Tras conseguir el coche, los dos etarras comprobaron las informaciones sobre Múgica y acordaron atentar contra él el 5 de febrero de 1996, aunque tuvieron que desistir ese día de la acción al no aparecer la víctima.

Al día siguiente volvieron a intentarlo y, aunque el coche conducido por "Oker" chocó contra otro en la carretera, los cuatro continuaron su trayecto hasta llegar a la calle de Arrasate, donde Lasarte y "Txapote" se bajaron del coche y se encaminaron a las inmediaciones de la calle del Buen Pastor donde en unos minutos se cruzaron con Múgica en la misma acera y comenzaron a seguirle.

Lasarte se colocó en la acera contraria para cubrir la acción, mientras que "Txapote" se aproximó a la víctima por la espalda y le disparó en la cabeza a muy corta distancia, provocándole las graves heridas que le causaron la muerte.

Cuando huían del lugar del atentado, Lasarte se encontró de cara con uno de los hijos de Múgica, que caminaba con su esposa por la misma calle y que había oído el disparo.

Para intimidarle, uno de ellos, le encañonó con su pistola y le amenazó y después salió huyendo hasta llegar a la calle de Arrasate, donde les esperaban sus compañeros.

Los terroristas se dirigieron hacia la localidad de Lasarte y allí les divisó una patrulla de la Ertzaintza, que desistió de perseguirles cuando los etarras comenzaron a disparar contra el vehículo policial.

Instantes después, los terroristas pararon un coche, amenazaron al conductor y se trasladaron en él a la vivienda que les había facilitado Gracia Morcillo en Andoain, donde permanecieron escondidos.