Público
Público

La Audiencia Nacional condena a un grapo por el atentado en el Valle de los Caídos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Audiencia Nacional ha condenado a Victoria Gómez Méndez, miembro de los GRAPO, a siete años de prisión y a que indemnice al Estado con 724.501 euros, por la colocación de un artefacto explosivo en el interior de la basílica del Valle de los Caídos, el 7 de abril de 1999.

Así lo ha acordado la sección primera de la Audiencia Nacional en una sentencia en la que absuelve de estos hechos a José Luis Elipe y a Manuel Pérez.

Gómez Méndez es condenada por un delito de daños con finalidad terrorista en conjunto monumental.

El tribunal considera probado que en 1999 los dirigentes de la banda terrorista, entre los que estaba Gómez Méndez, decidieron colocar un artilugio explosivo dentro de la citada basílica y, para ello, Mónica Refojos, ya condenada por este atentado, elaboró un detallado estudio sobre dónde había de ser colocado el explosivo.

El 6 de abril de 1999 colocaron en un confesionario un artilugio explosivo de entre dos y tres kilos de peso, con un temporizador programado para que explosionara a las 4:30 horas del 7 de abril, como así ocurrió, hora en la que no había personas en la basílica ni en sus proximidades.

La Audiencia Nacional considera probada la participación de la grapo en esta acción, ya que en su domicilio fueron hallados unos detallados estudios sobre cómo ejecutar el hecho y dónde colocar el explosivo, junto con una copia del comunicado de reivindicación.