Público
Público

La Audiencia Nacional decide hoy a quién compete el caso del pirata

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El pleno de la sala de lo penal de la Audiencia Nacional decide hoy si el joven somalí "Abdu Willy", detenido por participar en el secuestro del barco español "Alakrana" y que el pasado jueves fue sometido a una nueva prueba médica para determinar su edad, debe ser enjuiciado como menor o como adulto.

Entretanto, "Abdu Willy" permanece en un centro de internamiento madrileño por orden del juez central de Menores, José Luis Castro; mientras que el otro pirata que fue detenido junto a él el 4 de octubre -"Raageggesey Adji Haman" (de 31 años)- está preso en la cárcel de Soto del Real.

A partir de las 09:15 horas de este lunes, con los resultados de la radiografía de clavícula hecha al joven y un informe forense realizado con los datos de todas las pruebas médicas practicadas, los 18 magistrados que integran el pleno estudiaran si el caso compete al juez central de Menores o al titular del Juzgado Central de Instrucción número 1, Santiago Pedraz.

Desde que comenzó el periplo del joven somalí por distintos órganos judiciales y centros de menores, a "Abdu Willy" se le han realizado varias pruebas radiológicas cuyos resultados no han podido concluir con exactitud su edad, por lo que el pasado jueves el pleno ordenó que se le hiciera una radiografía de la clavícula.

El juez Baltasar Garzón -que sustituía a Pedraz cuando detuvieron al supuesto pirata- ordenó su ingreso en prisión el día 13 tras hacerle una radiografía de muñeca en el hospital de La Paz que determinó que tenía alrededor de 19 años, si bien supeditó su decisión a la práctica de otros exámenes médicos.

Con estas nuevas pruebas, el juez Pedraz ordenó la puesta en libertad inmediata del joven una semana después pues, según exponía en su auto, los resultados establecían que el joven somalí tenía "una edad mínima de 17 años".

La Fiscalía de la Audiencia Nacional, que se hizo entonces cargo de "Abdu Willy", se mostró en desacuerdo con esta decisión y pidió más pruebas -de cadera, dientes y muñeca-, que le realizaron en un centro radiológico privado y que determinaron su mayoría de edad.

Tanto para el Ministerio Fiscal como para el Juez de Menores, estos últimos resultados determinan sin lugar a dudas que el presunto pirata ha cumplido los 18 años, mientras que Pedraz insiste en que el margen de error sigue existiendo y que, mientras exista la más mínima duda, debe seguir siendo tratado como un menor.

Por ello, Pedraz rechazó asumir el caso después de que Castro se lo remitiera, lo que hizo que este último magistrado decretara el internamiento del joven en un centro de menores en régimen cerrado durante quince días, prorrogables, a la espera de que la Audiencia resuelva qué juzgado debe asumir la causa.

Si los magistrados que integran el pleno entienden ahora que la nueva radiografía practicada a "Abdu Willy" acredita su mayoría de edad, la competencia sería de Pedraz, y al detenido -acusado de un delito de asociación ilícita, 36 de detención ilegal y uno de robo con violencia y uso de armas- se le aplicaría el Código Penal, lo que podría suponer una condena de 30 años de prisión.

Por el contrario, si estiman que debe ser tratado como un menor, el caso se quedaría en el Juzgado de Menores, y el joven somalí, que asegura tener 16 años, se enfrentaría a un máximo de 8 años de internamiento en régimen cerrado.

Además, la sala de lo penal de la Audiencia Nacional debe examinar también el recurso que la Fiscalía interpuso contra el auto dictado por Pedraz el día 23 de octubre, en el que rechazaba la inhibición planteada por Castro y le devolvía la causa.

Precisamente este lunes se cumple un mes desde que el atunero vasco "Alakrana" fue secuestrado por piratas somalíes en aguas del Índico con 36 tripulantes a bordo, 16 de ellos españoles.