Público
Público

La Audiencia Nacional juzga hoy al presunto asesino de Pagazaurtundua

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Audiencia Nacional juzgará hoy al presunto etarra Gurutz Agirresarobe, acusado de asesinar a tiros al jefe de la Policía Municipal de Andoain (Guipúzcoa) Joseba Pagazaurtundua el 8 de febrero de 2003, hechos por los que la Fiscalía y la acusación particular pedirán 48 años de cárcel.

En el juicio, que se celebrará ante la sección tercera de la sala de lo penal de este tribunal, el fiscal Pedro Rubira reclamará, además de la pena de prisión, que el acusado indemnice a la viuda y familiares de la víctima con 500.000 euros y que se le imponga la pena de alejamiento durante diez años una vez cumplida la condena.

Fuentes de la acusación particular, cuyo abogado es Rubén Múgica -hijo del socialista asesinado por ETA Fernando Múgica y candidato al Congreso de UPyD por Guipúzcoa-, han informado a Efe de que reclamarán la misma pena de cárcel que el fiscal, si bien pedirán que se le condene con la agravante de "odio ideológico", es decir, de haber asesinado a su víctima por discriminación ideológica.

Entre los testigos que declararán en la vista oral, el tribunal ha admitido el testimonio de Maite Pagazaurtundua, hermana de la víctima y presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo (FVT).

Según las conclusiones provisionales del fiscal, el crimen tuvo lugar sobre las 9:30 horas del 8 de febrero cuando Agirresarobe, en prisión provisional desde agosto del año pasado por orden del juez Fernando Grande-Marlaska, entró en el bar Daytona de Andoain con la cabeza cubierta y ropa oscura, se sentó en un taburete de la barra y pidió un café con leche, que no llegó a pagar.

Antes de que este entrara en el establecimiento, lo había hecho Pagazaurtundua, "como lo hacía todos los días y en el mismo horario", quien se sentó en la mesa que "gozaba de mejor ángulo de visión sobre la puerta de entrada", ya que era una persona señalada como posible objetivo de ETA.

Agirresarobe permaneció sentado durante unos treinta minutos en el mismo sitio, uno de los pocos del local donde no alcanzaba el espacio visual que dominaba la víctima y cuando solo quedaban en el bar otras tres personas, "de forma súbita", se bajó del taburete y se dirigió al jefe policial, que no pudo percatarse de la acción, y disparó contra él cuatro veces, tras lo que huyó.

Para el fiscal, los hechos son constitutivos de un delito de pertenencia a banda armada, uno de asesinato terrorista y otro de tenencia de armas.

Pese a que en el escrito fiscal no se hace referencia a ello, Marlaska apuntaba en el auto de prisión que dictó el 6 de agosto de 2010 que la principal prueba contra Agirresarobe era el ADN hallado en la taza de café que consumió en el bar Daytona, que coincidía con el del supuesto terrorista.

A esa conclusión, aclaraba el magistrado, se llegó tras la desarticulación en marzo de 2009 del "complejo Donosti", tras lo que se constató que el presunto etarra mantenía relaciones con algunos de los miembros de ese comando, por lo que comenzaron a seguirle y recogieron una evidencia indubitada suya de un vaso, que tras ser analizado coincidía con el de la taza de café.

Para Marlaska, esa prueba técnica-científica resultó de "máxima fiabilidad", pese a lo que durante la declaración judicial pidió que se le practicase una nueva prueba de ADN, que Agirresarobe no aceptó, aunque en la comparecencia pidió una botella de agua de la que finalmente se obtuvieron muestras genéticas.