Publicado: 20.01.2014 13:38 |Actualizado: 20.01.2014 13:38

La Audiencia Nacional, obligada a pronunciarse sobre los correos electrónicos de Miguel Blesa

Una acusación pide al juez Fernando Andreu que reclame todos los mails, porque "pueden contener pruebas de la planificación" del producto con el que fueron engañadas miles de personas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los 8.700 correos electrónicos incautados por el juez Elpidio José Silva al expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, pueden acabar en la Audiencia Nacional siendo claves en la causa que investiga delitos en la emisión de las participaciones preferentes.

Estafados por las preferentes de Bankia han solicitado este lunes al juez de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, que incorpore los correos electrónicos a Miguel Blesa a la investigación sobre las participaciones preferentes emitidas por Caja Madrid, ya que "pueden contener pruebas de la planificación llevada a cabo desde la entidad" para intentar engañar a sus clientes con esos instrumentos.

En un escrito, presentado hoy ante la Audiencia Nacional, la firma de asesoramiento legal Jausas, que defiende a dos compradores de preferentes, destaca además que la documentación aportada hasta ahora a la causa ya indica que Caja Madrid ocultó en 2009 el deterioro que estaba sufriendo y el impacto que ello tendría en las participaciones preferentes, que se comercializaron como un producto seguro.

De hecho, en el primer semestre de 2009 Caja Madrid incrementó en 5.000 millones de euros sus créditos de dudoso cobro y disminuyó sus beneficios un 46,9 % respecto al mismo periodo de 2008.

La firma de asesoramiento legal Jausas destaca que la documentación aportada indica que Caja Madrid ocultó en 2009 el deterioro que estaba sufriendo"Caja Madrid sabía que estaba sufriendo un acelerado deterioro económico y ocultó esa realidad, diseñó un producto no adecuado para inversores conservadores y lo comercializó de forma agresiva diseñando unos tests confusos y unos procedimientos que permitían a los vendedores colocarlo, incluso si los tests indicaban que no era un producto adecuado para ellos", señala Jordi Ruiz de Villa, socio de JAUSAS y responsable del departamento de Litigación Bancaria.

El escrito, presentado ante la Audiencia Nacional, se basa en la correspondencia que se cruzaron en 2010 la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y la entidad financiera, que entonces había pasado a estar presidida por Rodrigo Rato, en sustitución de Miguel Blesa.

En una carta fechada el 17 de mayo de 2010, la CNMV concluía que "no se considera apropiado que su entidad decidiera que las participaciones preferentes serie 2009 se ajustaban a clientes cuyo perfil de inversión era Moderado con una aversión al riesgo caracterizada por un rango de volatilidad entre el 2% y el 5,5% mientras que, conforme al informe de un experto independiente que aportaron en su respuesta de 10 de febrero de 2010 (nº registro de entrada 2010021524), en el momento de la suscripción, se preveía que la volatilidad iba a permanecer en el futuro inmediato en un nivel superior a la media dinámica de 5,19% y se informaba de que la volatilidad histórica calculada en un periodo de tiempo suficiente largo rondaba el 12% (enero 2000 a abril de 2009)".

Según el informe de Analistas Financieros Internacionales (AFI), al que hace referencia la CNMV y que data de mayo de 2009 (cuando se colocaron a los clientes las participaciones preferentes), la volatilidad estimada para el producto era de un 20% a 3 años y de un 16% a 5 años.

El organismo presidido entonces por Julio Segura también recriminaba a Caja Madrid que, para fijar el riesgo de las participaciones preferentes, debería haber tenido en cuenta asimismo el riesgo de liquidez y de crédito.

La documentación enviada por la CNMV revela, asimismo, que los test eran inadecuados y confusos (lo que no permitiría a los asesores de las oficinas evaluar correctamente a sus clientes) y que los manuales internos de Caja Madrid posibilitaban que, ante un test negativo de conveniencia, se pudieran seguir colocando las participaciones preferentes.

En su escrito, Jausas concluye, sobre los correos incautados a Blesa, que "pueden contener pruebas de planificación llevada a cabo desde Caja Madrid para capitalización con la venta de preferentes". Por lo que solicitan al juez que pida copia al Juzgado de Elpidio José Silva.