Público
Público

La audiencia en Nueva York sobre la compra de Energy East por Iberdrola será el 27 de febrero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La audiencia para estudiar la información sobre la compra de Energy East por parte de Iberdrola comenzará el próximo día 27 de febrero, dos días después de lo previsto inicialmente, según consta en la Comisión de Servicios Públicos del Estado de Nueva York.

El juez encargado de emitir el dictamen no vinculante sobre la operación, Rafael A. Epstein, ha decidido que la audiencia se inicie en esa fecha, tras recibir el pasado 5 de febrero una petición de los servicios técnicos del organismo para que aplazara su decisión ante los rumores de una posible operación sobre la eléctrica española.

El objetivo de esta audiencia, añade la notificación, es recoger y poder contrastar los testimonios de las partes.

La fecha de la vista, explica, se modificó tras la petición de los servicios técnicos de la Comisión y las posteriores alegaciones de Iberdrola y Energy East, remitidas el 7 de febrero.

Los técnicos del organismo consideran que un posible cambio en la propiedad de Iberdrola podría generar incertidumbre sobre quién sería finalmente el propietario de Energy East.

Por su parte, los abogados de Iberdrola defienden que la operación debe seguir sus trámites administrativos habituales, ya que los temores de la Comisión de Servicios Públicos de Nueva York se basan en "especulaciones" sobre posibles hechos futuros.

El informe de los servicios técnicos de la Comisión y el dictamen no vinculante forman parte del proceso de arbitraje administrativo que se sigue en Nueva York para aprobar la adquisición de Energy East por Iberdrola, operación anunciada en junio de 2007.

Tras el dictamen, los consejeros de la Comisión de Servicios Públicos de Nueva York los que adoptarán su decisión a finales de mayo, aunque esta decisión podrá ser recurrida ante los tribunales.

El pasado enero los técnicos de la Comisión fijaron a Iberdrola una serie de condiciones para adquirir Energy East que persiguen mejorar las prestaciones a los consumidores, como la rebaja de las tarifas energéticas, el aumento de la calidad del servicio, el refuerzo de la posición financiera de la empresa adquirida y la desinversión de activos de generación.

La eléctrica española ya ha conseguido todos los permisos administrativos para comprar Energy East, excepto el del Estado de Nueva York.