Público
Público

La Audiencia ordena repetir el juicio entre Iberia y Sepla por la filial de bajo coste

El tribunal destaca que Iberia Express debe ser escuchada en el procedimiento

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Audiencia Nacional ha ordenado repetir el juicio para revisar el laudo arbitral que en teoría ponía fin al conflicto entre Iberia y el sindicato de pilotos SEPLA por la creación de la filial de bajo coste Iberia Express, ya que considera que esa compañía debía haber estado presente en el procedimiento.

En una sentencia publicada este jueves, los magistrados de la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional señalan que 'el litigio se debe ventilar entre todos los que de una u otra forma puedan verse afectados por el mismo, siendo indiscutible que Iberia Express resulta directamente afectada por la decisión que aquí se pueda adoptar'.

Aunque los magistrados retrotraen las actuaciones hasta el momento en que se admitió a trámite la demanda de Iberia para anular el laudo, la Audiencia Nacional recuerda que existe otra vista fijada para el 25 de octubre por la petición de Iberia Express de que se invalide la resolución arbitral, a la que han respondido todas las partes interesadas.

En el juicio del pasado 11 de octubre celebrado en la Audiencia Nacional para revisar el laudo, Iberia criticó que Iberia Express es la más afectada por esa resolución y que, pese a ello y a ser una sociedad independiente de su matriz, no había sido consultada en ningún momento del arbitraje.

'No siendo Iberia Express parte en el presente procedimiento, no podríamos de ningún modo resolver sobre la pretensión de Iberia sin incurrir exactamente en los mismos vicios procedimentales que se pretenden censurar', explican los magistrados. También critican que sería 'incoherente' e 'insostenible jurídicamente' que dictaran una resolución sobre la petición de anular el laudo arbitral sin dar a Iberia Express la posibilidad de efectuar alegaciones.

Con estos argumentos la Audiencia Nacional acuerda la nulidad de actuaciones y otorga un plazo de cuatro días para que se amplíe la demanda respecto a Iberia Express, aunque en la práctica el laudo se acabará revisando antes por el proceso iniciado por la filial de bajo coste y cuyo juicio se celebrará este mismo mes.

El laudo dictado el pasado 25 de mayo por el árbitro Jaime Montalvo trataba de asegurar la paz en la compañía aérea al menos hasta finales de 2014, a raíz del conflicto desatado por la creación de Iberia Express. El laudo fijaba que Iberia y su filial Iberia Express tendrían una única plantilla de pilotos, aunque con salarios diferenciados, y se reduciría un 10 % los sueldos más altos.

Por ejemplo, un copiloto de Iberia Express cobraría al año entre 30.000 y 40.000 euros, mientras que uno de Iberia percibiría entre 40.000 y 50.000. Los sueldos más altos en la aerolínea, incluida antigüedad y aportaciones al fondo de pensiones -actualmente los más elevados son de 270.000 euros- se reducirían un 10 %.