Público
Público

Las auditoras de la banca cobran 31 millones por 4 meses de trabajo

El Banco de España ha pagado ya la factura del test de estrés realizado por Oliver Wyman y Roland Berger sobre las necesidades de saneamiento de las entidades financieras españolas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las consultoras contratadas por el Gobierno para realizar la prueba de resistencia del sistema financiero español y evaluar sus necesidades de capital han cobrado 31 millones de euros por su trabajo, que se ha prolongado a lo largo de cuatro meses.

A finales de mayo, el Ministerio de Economía anunció que había seleccionado a Oliver Wyman y a Roland Berger para evaluar la situación de los bancos españoles. Las firmas emitieron un primer informe a finales del mes de junio , en el que cifraban las necesidades de capital de las entidades de entre 51.000 millones y 62.000 millones, en el escenario económico más adverso. Tras este primer informe, Oliver Wyman coordinó un segundo informe con el detalle del saneamiento necesario para cada uno de los grupos bancarios españoles, cuyo resultado se publicó a finales de septiembre. Ese informe calculaba que las necesidades de capital rondaban los 59.300 millones (en el escenario más adverso), concentrados básicamente en las cuatro entidades intervenidas, BFA-Bankia, CatalunyaCaixa, NovacaixaGalicia y Banco de Valencia. De esa cantidad, el Gobierno calcula que pedirá 40.000 millones a la UE, dentro del rescate para la banca aprobado a comienzos del pasado junio.

Según publica el diario El Mundo este domingo, el Banco de España ha pagado la factura por la auditoría de la banca española: 31 millones, que incluyen 2 millones de euros que supuso el primer informe de junio. La intención de las autoridades económicas españolas es que el coste de estos informes recaiga en las propias entidades, a través del Fondo de Garantía de Depósitos , que se nutre de las portaciones de los bancos y las cajas.

Las fuentes citadas por el diario madrileño justifican el coste de la prueba de resistencia de la banca por el número de firmas y de personas que trabajaron en ella. La consultora Oliver Wyman coordinó el trabajo de otras firmas, como las cuatro grandes auditoras (KPMG, Ernst&Young, PwC y Deloitte y seis empresas de tasación inmobiliaria (tres de ellas, internacionales), en las que participaron unas 500 personas. Además, dichas fuentes señalan que otros procesos de evaluación de la banca fueron más caros; por ejemplo, el de Irlanda, que costó unos 81,8 millones. El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, explicará en los próximos días los detalles del coste del informe.