Público
Público

La auditoría de la Generalitat confirma un déficit en 2010 del 4,2 por ciento del PIB

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La auditoría de las cuentas de la Generalitat realizada por la firma Deloitte confirma un déficit en 2010 del 4,2 % del PIB, que suma 8.352 millones de euros, según ha informado hoy el conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, en rueda de prensa.

La auditoría ha reflejado gastos aplazados hasta más allá del año 2020 por un total de más de 54.000 millones, que comprometen el margen de maniobra de la Generalitat en los próximos años, según el conseller.

Mas-Colell ha explicado que la auditoría refleja las cuentas que ha dado la Intervención General del Estado y que "ha servido para hacer una fotografía ajustada de la situación, no para buscar irregularidades", con lo que en el informe no afloran ni déficit ni deuda oculta ni tampoco irregularidades de tipo contable, si bien se incluyen recomendaciones para mejorar las prácticas de gestión.

El conseller ha detallado que en esta fotografía refleja unas cuentas públicas sometidas a una doble tensión, la de las plurianualidades, los pagos pendientes a plazos diferidos, y la del elevado endeudamiento de la Generalitat.

El volumen de deuda que señala la auditoría suma 31.740, de los que 28.096 millones corresponden a deuda de la propia Generalitat y el resto a empresas asociadas que contabilizan de manera consolidada en lo que se denomina SEC 95.

El conseller ha destacado que el año que viene se pagarán 766 millones de euros más en intereses y en dos años se habrá doblado el pago de intereses, lamentando que "en 2011 el pago de intereses será 9 veces el presupuesto de Cultura", por lo que ha abogado por que se ponga freno a este crecimiento y ha lamentado "que no se iniciara la lucha contra el déficit hace dos años".

El otro foco de tensión son los pagos aplazados a años futuros; de los 54.000 millones de este capítulo, más de 28.000 millones corresponden a Obras Públicas, pero en muchos casos son alquileres y servicios y no obras.

En todo caso, el conseller se ha mostrado especialmente preocupado por los 4.300 millones de pagos pendientes heredados para 2011 y los 3.290 millones para el 2012, que son los que dificultan el margen de maniobra presupuestario.

"Ya durante este año la cifra total de plurianualidades se han reducido en 2.400 millones y esta tarea continua en la Generalitat hoy, de manera que hemos conseguido reducir el gasto en 82 millones para el próximo ejercicio", ha adelantado el conseller.

En todo caso, Mas-Colell ha matizado que "estos compromisos son pesados pero son reconducibles", y en este sentido ha garantizado que la Generalitat "seguirá trabajando sin bajar la guardia".

Como ejemplos, el conseller ha señalado como claves el Presupuesto de 2012 "que tendrá un volumen de gasto similar al del año anterior", con lo que se podrá cumplir la limitación de déficit del 1,3%, y la próxima emisión de deuda minorista que hará la Generalitat, en la que se ofrecerá a los tenedores de bonos que vencen este otoño renovar el producto.

Respecto al incremento del déficit en cuatro décimas, se debe en su mayor parte al aumento de perímetro de consolidación contable obligado por la normativa SEC.

Así, el solo hecho de introducir las estaciones de metro de la Línea 9 del Metro han supuesto 400 millones más de déficit, pero además, ha habido otros factores tales como la introducción en el perímetro contable del Centro de Telecomunicaciones y Tecnología de la Información o las aportaciones de la Generalitat al Instituto Catalán de Finanzas.

Mas-Colell ha avanzado que ha remitido la auditoría a los grupos parlamentarios y que ha solicitado comparecer para explicarla en la cámara catalana.