Público
Público

Aumenta el riesgo de suicidio después de un problema con la ley

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Frederik Joelving

Un nuevo estudio efectuado enDinamarca revela que las personas que debieron vérselas con elsistema de justicia penal tienen más riesgo de suicidarse quela población general, aun cuando la sentencia haya determinadosu inocencia.

Esto se suma a un estudio de Estados Unidos que habíademostrado que, en la década de 1980, los encarcelados erannueve veces más propensos a suicidarse que la poblacióngeneral.

"Este estudio coloca al sistema penal en la agenda entérmino de los factores de riesgo de suicidio", dijo RogerWebb, experto en prevención del suicidio de la University ofManchester en el Reino Unido, y que participó del estudio.

"Demostramos que existe un alto riesgo de suicidio en todaslas personas que tuvieron contacto con el sistema de justiciapenal. Esto incluye a las personas que nunca estuvierondetenidas o que eran inocentes", dijo a Reuters Health.

Otros factores de riesgo son el abuso físico o sexual, ladepresión y otros trastornos mentales.

Los nuevos resultados surgen de datos de más de 27.000hombres y mujeres de Dinamarca que se suicidaron entre 1981 yel 2006. Como comparación, el equipo estudió también a más demedio millón de personas de la misma edad y sexo que seguíanvivas.

Un tercio de los hombres que se había suicidado habíatenido una acusación penal por una infracción grave o delito,desde superar las velocidades permitidas hasta cometer unhomicidio. En el grupo de control, a un cuarto se le habíaimputado algún delito.

Una de cada ocho mujeres que se suicidaron había tenidocontacto con la justicia penal, a diferencia de una de cada 20del grupo femenino que seguía con vida. Claro que, dijo Webb,las personas que tienen problemas con la ley suelen tener unahistoria complicada.

"Es un grupo con necesidades bastante complejas, personasque provienen de comunidades pobres o familias disfuncionales,lo que de por sí eleva el riesgo de suicidio", comentó elautor.

Pero aun tras considerar internaciones psiquiátricasprevias, la pobreza o la educación, la imputación de un delitoelevó el riesgo de suicidio más de la mitad en los hombres ycasi lo duplicó en las mujeres.

Eso no significa que los problemas con la ley causen lossuicidios. Pero Webb, que publica los resultados en Archives ofGeneral Psychiatry, dijo que la experiencia habría empujado amuchos al borde del precipicio.

"Son personas bastante vulnerables, que ya tienen problemascon el alcohol o una enfermedad mental sin tratamientoadecuado. Y que, además, deben sobrellevar el estrés y laincertidumbre de pasar por la justicia penal", describió.

Webb opinó que las autoridades deberían conocer ese aumentodel riesgo de suicidio en esa población, que ocurre apenas laspersonas llegan a la cárcel e inmediatamente después de suliberación, según estudios previos.

No obstante, agregó que se necesitan más estudios antes demodificar las políticas actuales.

FUENTE: Archives of General Psychiatry, online 7 de febrerodel 2011