Público
Público

Aumenta viruela de los monos cuando la viruela está erradicada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Lynne Peeples

A 30 años de la última dosisde la vacuna contra la viruela, el mundo enfrenta otra amenazaque se multiplica: la viruela de los monos.

Un nuevo estudio sugiere que el virus de la viruela de losmonos, contra el que la vacuna que se aplicaba hasta hacealgunos años a las personas proporciona inmunidad, sería por lomenos 20 veces más común al poco tiempo de la declaración de lavictoria en la lucha contra la viruela.

"La erradicación de la viruela fue uno los mayores logrosdel ser humano", dijo la doctora Anne Rimoin, de la Escuela deSalud Pública de la University of California en Los Angeles.

"Pero una consecuencia de suspender la inmunización contrala enfermedad es la vulnerabilidad de la población a otrosvirus asociados, como el de la viruela de los monos", agregó.

Mientras que la infección no es tan grave como la viruela,puede matar a sus víctimas. Y, a diferencia de su prima, laviruela de los monos no puede contagiarse entre los humanos,pero puede transmitirse por el contacto con animales pequeños,que alojan el virus. Esto, advirtió Rimoin, hace que su controlsea un desafío.

Problemas políticos, sociales, económicos y ambientalesaumentan la vulnerabilidad de los países africanos, enespecial, la República Democrática del Congo.

Los huéspedes animales favoritos del virus, como los monos,son endémicos en esas zonas, y la guerra civil hizo que muchaspersonas tengan que salir a cazar para subsistir. Algunasmigraron hasta el hábitat natural de los animales en búsquedade refugio de la violencia.

"Es posible que el virus haya aumentado su circulacióndurante años, pero los países carecían de vigilancia. Paraencontrar una enfermedad, hay que buscarla", dijo Rimoin.

Es lo que hizo el equipo de Rimoin, que incluyó variosexpertos del Congo. Con bicicletas chinas a modo de mulas paratransportar el cargamento, y con fondos de los InstitutosNacionales de Salud de Estados Unidos, los investigadoresrelevaron nueve áreas para detectar signos de la viruela de losmonos entre noviembre del 2005 y del 2007. Identificaron 760casos confirmados por laboratorio.

Eso, comparado con el mismo relevamiento en la década de1980, indica un aumento 20 veces mayor de las infecciones. Enuna sola zona, la cantidad promedio de casos anuales creció demenos de uno a casi 14 por cada 10.000 personas.

La mayoría de las víctimas habían nacido después de lasuspensión oficial de la vacunación contra la viruela en 1980.

La población vacunada era cinco veces menos propensa ainfectarse con la viruela de los monos que la población sininmunizar, precisó el equipo en Proceedings of the NationalAcademy of Sciences.

"Estamos viendo un gran problema por delante", dijo Rimoin,quien advirtió que el virus podría diseminarse aun más sicontinúa la deforestación, la migración de las zonas rurales alas ciudades y el tráfico de carne de animales salvajes y demascotas exóticas.

Rimoin sugirió que las intervenciones para modificar laconducta serían las más efectivas para controlar el virus; esoincluye la educación de la población en riesgo de contraer lainfección sobre cuáles son los animales portadores del virus ycómo evitar la infección, además de aislar a la poblacióninfectada.

La vigilancia activa y continua es muy importante paraidentificar mejor los reservorios de animales y las tasas detransmisión animal-humano y humano-humano.

"Tres décadas después de la erradicación de la viruela,esta familia de virus merecen toda nuestra atención", sostuvoRimoin.

"Y no deberíamos preocuparnos sólo por su reapariciónaccidental, sino también por una diseminación terroristadeliberada", añadió.

FUENTE: Proceedings of the National Academy of Sciences,online 30 de agosto del 2010