Público
Público

Aumentan a 21 los muertos por el tifón "Nesat" en Filipinas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las autoridades filipinas elevaron hoy a 21 el número de muertos causados por el tifón "Nesat", que cruzó ayer el norte de Filipinas y ya ha abandonado el archipiélago por el Mar de China Meridional en dirección a Vietnam.

Benito Ramos, director del Centro Nacional de Prevención de Desastres, aseguró que la cifra de muertos aumentará en las próximas horas.

Los servicios de rescate, que han salvado a 108 personas, trabajan a destajo para encontrar a los 35 desaparecidos durante el temporal, aunque las esperanzas de hallarlos con vida se diluyen con el paso del tiempo.

La última víctima registrada es una mujer de 22 años que murió ahogada en la provincia de Isabela (norte), una de las más afectadas por el temporal.

El Centro Nacional de Prevención de Desastres señala en su último boletín que cinco niños de entre siete meses y 10 años de edad fallecieron golpeados por árboles derribados por el vendaval en distintos puntos del este y el norte del archipiélago.

Otro bebé de 22 meses murió ahogado tras caer a un río desbordado en la provincia de Catanduanes, al este del país, mientras que una abuela y tres nietos murieron en el interior de su chabola en Manila cuando se les cayó encima uno de los muros de su construcción.

Otras tres personas perdieron la vida en accidentes de tráfico provocados por el temporal al norte del país, dos niños de 8 y 14 años fueron sepultados por desprendimientos de tierra mientras que un niño de un año y otro de diez murieron ahogados al este del país.

En la provincia de Rizal, cercana a Manila, un joven de 23 años perdió la vida electrocutado.

Las alertas por temporal se han rebajado en todo el país, pero el servicio filipino de meteorología (Pagasa) advirtió de que en las zonas más afectadas por las inundaciones el riesgo sigue siendo alto.

Poco a poco la electricidad va volviendo a los más de 1,9 millones de hogares que se quedaron sin suministro por culpa de la tempestad.

También ha recuperado la normalidad la capital, Manila, donde los servicios de limpieza llevan toda la jornada retirando los escombros y los árboles derribados por el vendaval.

Según las autoridades, 171.570 personas se vieron afectadas por el tifón en todo el país, de las que al menos 47.000 tuvieron que ser llevadas a los centros de evacuación previstos por el Gobierno.

La presencia de "Nesat" ha agitado el fantasma de la tragedia causada hace dos años por la tormenta tropical "Ketsana" y el tifón "Parma", que arrasaron el tercio norte del país y dejaron a su paso más de mil muertos y cuantiosos daños en las infraestructuras por las peores inundaciones en cuatro décadas.

Entre 15 a 20 tifones visitan Filipinas cada año durante la estación lluviosa que, por lo general, comienza en mayo y concluye en noviembre.

Los expertos de las agencias internacionales identifican el chabolismo como el principal factor del gran número de víctimas que causan en Filipinas los desastres naturales y que evidencian el mal estado de las infraestructuras.