Público
Público

Aumentar consumo de vitamina E reduciría el riesgo de demencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los adultos mayores queconsumen una gran cantidad de vitamina E a través de la comidatendrían menos riesgo de desarrollar demencia que el resto, deacuerdo a un nuevo estudio.

Un equipo halló que, entre 5.400 adultos en Holanda mayoresde 55 años, el tercio que más vitamina E consumía mediante losalimentos era un 25 por ciento menos propenso a desarrollardemencia, incluida la enfermedad de Alzheimer, en la siguientedécada.

Los resultados, publicados en Archives of Neurology, noprueban que la vitamina E proteja al cerebro. Los autoressiguieron a los participantes por más tiempo que en la mayoría delos estudios previos sobre antioxidantes y demencia.

Su conclusión respalda la idea de que la vitamina E de losalimentos estaría asociada con una reducción del riesgo dedesarrollar la enfermedad.

En teoría, los antioxidantes como las vitaminas E y C y elbetacaroteno protegerían de la demencia porque interferirían enel proceso de degeneración de las células cerebrales.

Los antioxidantes neutralizan las formas inestables deloxígeno llamadas especies reactivas, que pueden dañar las célulasde todo el cuerpo.

Estas aparecen naturalmente en el organismo porque se derivandel metabolismo. Dado que el cerebro es un área con granactividad metabólica, es especialmente vulnerable a laacumulación del daño oxidativo en el tiempo.

El equipo de la doctora Monique Breteler, del Centro MédicoErasmus, en Rotterdam, usó datos de 5.395 adultos mayores de 55años sin demencia al inicio del estudio. Todos respondieron sobresus hábitos alimentarios, con los cuales se estimó su consumo delas vitaminas C y E y el betacaroteno.

Durante la siguiente década, 465 participantes fuerondiagnosticados con demencia, de los cuales 365 sufrieronAlzheimer.

En el tercio de hombres y mujeres que más vitamina Eingerían, 120 desarrollaron demencia. En el tercio que menosvitamina consumía, se registraron 164 casos.

Tras considerar varios factores, como la edad, la educación,el peso y el consumo de alcohol y tabaco, el alto consumo devitamina E se mantuvo asociado con un cuarto menos de riesgo dedesarrollar demencia.

El tercio de los participantes que más vitamina E consumíaningerían alrededor de 18,5 miligramos (mg) por día, poco más delos 15 mg diarios recomendados.

El equipo no excluyó la posibilidad de que otros factoresexplicaran la relación entre el consumo de vitamina E y lademencia. Tampoco se sabe por qué la vitamina E, y no la vitaminaC o el betacaroteno, estuvo asociada con una reducción de laaparición de la demencia.

Las fuentes de vitamina E incluyen el germen de trigo, losfrutos secos como las almendras, los aceites vegetales como el degirasol, y algunos vegetales verdes, por ejemplo, la espinaca oel brócoli. En el estudio, las principales fuentes fueron losaceites vegetales, la margarina y la manteca.

FUENTE: Archives of Neurology, julio del 2010.