Público
Público

El aumento de los intereses de la deuda se come toda la subida de impuestos para 2013

Ante la necesidad de aumentar los ingresos, además de la subida del IVA, que reportará 6.364 millones de euros, el Gobierno aprueba nuevos impuestos para recaudar otros 4.375. Pero ese ingreso extra, 10.739 millones, apenas supone 1.00

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si las bondades de cualquier presupuesto, ya sea el del Estado o el de una familia, se mide por cómo se ajustan los gastos y los ingresos, el presentado por el Gobierno deja algunos flecos. El Gobierno tiene que recortar para controlar el déficit público: los ajustes, dice, son inevitables. ¿Y cómo lo hará en 2013? El Ejecutivo del PP recortará más por el lado del gasto que por el de los ingresos: un 58% frente a un 42%.

Pero además de los recortes, al Gobierno no le queda más remedio que aumentar los ingresos como sea. Y mirando la partida de gastos e ingresos, los Presupuestos Generales de 2013 presentados ayer, jueves, dejan al descubierto un dato demoledor: la partida que el Ejecutivo destinará a pagar los intereses de la deuda en 2013 aumentará en 9.742 millones con respecto a 2012. En total, el Estado tendrá que pagar 38.590 millones por ese concepto el año próximo.

Esos casi 10.000 millones extra tienen que salir de algún lado. El Gobierno se ha puesto manos a la obra: ayer anunció nuevos impuestos con los que pretende recaudar 4.375 millones de euros. Con la subida del IVA, en vigor desde el pasado 1 de septiembre, espera ingresar otros 6.364 millones en 2013. El total suma 10.739 millones de euros, apenas 1.000 millones más que el aumento de los intereses de la deuda en 2013.  La primera conclusión es evidente: la deuda se comerá casi toda la subida de impuestos del año que viene.

Por el lado de los ingresos, el Gobierno ha buscado debajo de las piedras para reforzar una recaudación que en los últimos ejercicios se ha derrumbado. La subida del IVA busca  compensar esa caída de ingresos. En 2013 se notará el efecto de la subida del impuesto, pero no así en 2012: este año la subida al 21% del impuesto apenas reportará 602 millones a las arcas públicas.

Ante la presión recaudatoria para controlar el déficit, que el año que viene será del 4,5% en 2013, el Gobierno se ha sacado de debajo de la manga nuevas medidas tributarias. La más llamativa es un impuesto que gravará el 20% a los premios de loterías superiores a 2.500 euros. Con esa medida pretende el Gobierno recaudar 824 millones de euros. También habrá 'una reforma temporal' del Impuesto de Sociedades: se establece un límite de deducción por amortización para las grandes empresas con lo que el Gobierno prevé ingresar 2.371 millones de euros. Este será el mayor impacto recaudatorio. También se mantiene el Impuesto de Patrimonio en 2013, que aportará unos 700 millones a las arcas del Estado.

El Gobierno ha buscado debajo de las piedras para reforzar una recaudación que en los últimos ejercicios se ha derrumbado

A esto hay que sumar los 90 millones que aportará la eliminación de la deducción por compra de vivienda habitual, que ya había anunciado en julio el Ejecutivo, y los 300 millones que se ingresarán con la recuperación del gravamen del 5% para la actualización de balances de las empresas.

En total, el Gobierno prevé recaudar 175.177 millones de euros, 4.529 millones más que en 2012. La partida que más sube es la del IVA. La subida del IRPF también dará sus frutos: 1.727 millones más. Los impuestos especiales darán 1.428 millones más que en 2012. Pero bajará la recaudación en el Impuesto de Sociedades (pese a la eliminación de deducciones) y, sobre todo, la partida de 'otros ingresos tributarios' (tasas, principalmente), que se desploma un 37% y reportará 4.321 millones menos.

Por el lado del gasto, como ya se ha dicho, habrá recortes, a pesar de que algunas partidas como las pensiones o la deuda aumentarán. El Gobierno puso mucho enfásis ayer en resaltar que el 63,6% del gasto, descontando los intereses de la deuda, será de carácter social (pensiones, prestaciones por desempleo, políticas de vivienda, etc...). Pero es que el gasto social no puede dejar de aumentar dado que el paro no disminuirá, tal como reconoció ayer el Ejecutivo: se mantendrá en una tasa del 24%.

Lo que sí se reduce notablemente el gasto de la Administración General del Estado: en conjunto los ministerios gastarán menos de 40.000 millones de euros. Ahí sí que se notarán los ajustes. Además, ee disparan las aportaciones a la Seguridad Social que crecen un 74% (pasan de 8.892 millones a 15.554 millones).

'El presupuesto para 2013 es realista en cuanto a los ingresos', dijo el ministro de Hacienda, Crsitóbal Montoro, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros del jueves. Otra cosa es si las previsiones de Montoro se cumplirán finalmente o no.