Público
Público

Los aumentos de sueldo ligados a la producción fomentan la demanda y el empleo, según la ONU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los aumentos de sueldo ligados a la productividad estimulan una demanda interna que a su vez promueve la creación de puestos de trabajo, lo que rebate la tesis de que un alto desempleo obedezca a un rígido mercado laboral que impide bajar salarios.

Así lo estima la Conferencia de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD), en su informe para este año divulgado hoy, donde incide en que "la expectativa de una demanda creciente es lo que impulsa la inversión en la capacidad de producción".

El vínculo de las alzas salariales al rendimiento también permite que la demanda crezca más que el potencial de la oferta, además de allanar el camino para una política monetaria que favorezca la inversión, considera el estudio.

Precisamente, una política monetaria "favorable al empleo" mantendría bajos los costes del crédito para las inversiones en capital fijo y protegería la competitividad internacionales de las empresas nacionales, al impedir la apreciación de la moneda.

En suma, la atribución de "las persistentes y elevadas tasas de desempleo" a la rigidez del mercado laboral -que impide una bajada de salarios- se basa en un concepto microecónomico que olvida el "importante papel" macroecónomico de las subidas de sueldo.

"Una estrategia para la rápida generación de empleo consistiría en asegurarse de que los consiguientes aumentos de la productividad se distribuyeran entre el trabajo y el capital, de tal manera que fomentasen la demanda interna", sugirió el secretario general de la UNCTAD, Supachai Panitchpakdi, al presentar el informe.

Para ello, el informe de esta agencia de Naciones Unidas aboga por el fomento de instituciones que garanticen que los ingresos reales de los trabajadores se incrementen a la par del aumento medio de la productividad.

Igualmente, la UNCTAD pide a los países que pongan un "mayor empeño" en crear un círculo virtuoso en el que la elevada inversión en capital fijo daría lugar a un aumento más rápido de la productividad, con las consiguientes subidas salariales.

Estas alzas de sueldos, a juicio del citado informe, "posibilitarían una expansión constante de la demanda interna y, por ende, del empleo".

Al respecto, Supachai matizó que "el fomento de la demanda interna como motor de la creación de empleo y una menor dependencia de las exportaciones no deberían considerarse un retroceso en el proceso de integración en la economía mundial".

Para este organismo de la ONU, la creación de empleo y la reducción de la pobreza deberían basarse en una "combinación equilibrada" de demanda interna y demanda externa.

"El objetivo de que las exportaciones impulsen el crecimiento encontrará dificultades cada vez mayores una vez que en EEUU se ha terminado el repunte del consumo financiado a base de endeudamiento", recalca.

Así, ve "poco probable" que EEUU vuelva a ser "la locomotora de la demanda mundial", una situación que tampoco podrá asumir China, donde el consumo de los hogares sólo supone todavía la octava parte del estadounidense, recuerda la UNCTAD.

En el gigante asiático, la estructura de ese consumo favorece los bienes de producción nacional, lo que hace que China "diste mucho de poder convertirse en el impulsor único del crecimiento mundial", de acuerdo con el estudio.

"La competencia entre exportadores basada en la contención de los costos laborales provoca una carrera de igualación de los salarios a la baja, contraproducente para la reducción de la pobreza y la creación de puestos de trabajo", alerta.

Y cree que "la clave para lograr un reequilibrio mundial consistiría en efectuar un ajuste expansivo con mayores excedentes, como Alemania y Japón, que disponen de un margen considerable para aumentar el consumo de los hogares mediante subidas salariales".

Sin embargo, lamenta que la recuperación económica en esos países no se haya impulsado por una expansión de la demanda interna, sino que "la fuerza motriz de su repunte ha sido el fuerte crecimiento de las exportaciones, como ocurría antes de la crisis".