Público
Público

Los auriculares del MP3 pueden interferir con los marcapasos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los auriculares de los iPods y otros reproductores de música digital podrían perjudicar a quienes usan marcapasos o desfibriladores implantables.

Un pequeño estudio reveló que llevar los auriculares demasiado cerca del pecho podría interferir en el funcionamiento normal de los dispositivos empleados para mantener un ritmo cardíaco adecuado.

Los pacientes no deberían llevar los auriculares, que contienen imanes, en los bolsillos de las camisas o colgando del pecho, porque corren el riesgo de que interfieran con sus dispositivos cardíacos, indicaron los expertos.

Los marcapasos se usan para tratar la bradicardia o ritmo cardíaco lento, mientras que los desfibriladores se emplean en el caso de la taquicardia o latidos excesivamente rápidos, para volver a la normalidad al corazón.

"En los pacientes con marcapasos, la exposición a los auriculares puede obligar al dispositivo a emitir señales al corazón que lo harían latir sin importar el ritmo cardíaco subyacente de los pacientes", dijo el doctor William Maisel, del Centro Médico Beth Israel en Boston, director del estudio.

La exposición de los desfibriladores a los imanes haría que se desactiven, provocando que el dispositivo deje de prestar atención a los ritmos cardíacos anormales, explicó Maisel.

Los resultados del estudio con 60 pacientes fueron presentados en un encuentro de la Asociación Estadounidense del Corazón, en Nueva Orleans.

Los expertos analizaron ocho modelos distintos de auriculares de reproductores de MP3.

El equipo halló una interferencia notoria con los dispositivos cardíacos en 14 pacientes, un 30 por ciento de los que portaban desfibriladores y un 15 por ciento de las personas con marcapasos.

En la mayoría de los casos, mover los auriculares restableció el funcionamiento normal del dispositivo médico y no hubo problemas cuando se mantuvieron a 3 centímetros de la superficie de la piel, expresó Maisel.

Este año, los reguladores de salud de Estados Unidos informaron de que las interferencias entre los reproductores de MP3 y los dispositivos cardíacos implantables son poco probables. Es decir, serían seguros siempre y cuando los auriculares se mantengan en las orejas, alejados del pecho.