Público
Público

Australia aprueba extraditar a un supuesto criminal de guerra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno australiano aprobó la extradición de un supuesto criminal de la Segunda Guerra Mundial que figura en la lista de los 10 más buscados por el Centro Simon Wiesenthal.

El ministro del Interior, Brendan O'Connor, dijo el jueves a última hora que él no se opondría a la extradición a Hungría de Charles Zentai, de 88 años, acusado de crímenes de guerra que datan de 1944.

"Estos compromisos reflejan las responsabilidades de cooperación criminal de Australia con otras naciones del globo", dijo O'Connor, agregando que su aprobación no es una señal de culpabilidad o inocencia.

Zentai fue arrestado en julio de 2005, acusado del tomar parte en 1944 en la una paliza mortal en Budapest al adolescente judío Peter Balazs.

En ese momento, era un oficial de brigada de 23 años del Ejército húngaro pronazi, pero sostiene que él Budapest con su regimiento el día anterior al asesinato, el 8 de noviembre de 1944.

El hijo de Zentai, Ernie Steiner, dijo que su padre buscaría una revisión de una decisión judicial del mes pasado, que allanó la vía de su extradición para que sea juzgado en Hungría, aunque O'Connor tendría la última palabra.

"Los argumentos más sustanciales se relacionan con el hecho de que mi padre no podría recibir un juicio justo. El hecho es que no hay testigos vivos", dijo Steiner a la radio australiana.

Zentai, un enfermero jubilado, se mudó a Perth después de la guerra y se convirtió en ciudadano australiano.

"Karoly" Zentai figura en el séptimo lugar la lista del Centro Simon Wiesenthal de los 10 criminales de guerra más buscados que continúan prófugos, y está acusado de tomar parte en cacerías humanas, persecución, deportación y asesinatos de judíos.

Balazs, de 18 años, viajaba en un tranvía cuando fue detenido por no llevar la Estrella de David amarilla. Fue torturado y asesinado en un cuartel del Ejército y su cuerpo fue arrojado al Danubio.

Zentai ha argumentado que no podría sobrevivir a la extradición debido a una condición cardíaca que requiere cuidados especiales.