Público
Público

Un estado australiano limita la venta de alcohol a aborígenes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Rob Taylor

Los aborígenes en el estado de Australia Occidental tendrán prohibido comprar ciertas bebidas alcohólicas, incluido el vino y muchos tipos de cerveza, en un intento por acabar con la creciente anarquía y abusos sexuales en las ciudades indígenas.

La prohibición, que se aplicará en la escabrosa región norteña de Kimberley, incluido el destino turístico de Broome, afectará a la compra para llevar de grandes botellas de cerveza conocidas "King Browns", así como a garrafas de dos litros de vino y cajas de cerveza pura, que generalmente contiene alrededor de un cinco por ciento de alcohol.

Las prohibiciones se aplicarán al "norte del paralelo 20" y han sido necesarias para combatir los problemas relacionados con el alcoholismo que inundan la región, dijo el director de licencias alcohólicas del estado Barry Sargeant a un diario australiano.

"Creo que cualquier impacto negativo y los inconvenientes que puede haber no serán mayores que los posibles beneficios sociales y sanitarios que estas restricciones pueden traer a toda la comunidad", dijo Sargeant.

Los 460.000 aborígenes de Australia suponen el dos por ciento de la población y padecen los mayores índices de desempleo, violencia doméstica y abusos, y tienen una expectativa de vida 17 años menor que la de otros australianos.

El antiguo gobierno conservador envió policías y soldados a 73 ciudades y asentamientos remotos en junio de 2007 para acabar con unos muy extendidos abusos sexuales infantiles, provocados en parte por un alcoholismo crónico de los "ríos de brebaje" de las comunidades indígenas.

El gobierno también se hizo cargo de las prestaciones sociales a los indígenas en el Territorio Norte para garantizar que los padres gastaban el dinero en alimentos y ropa, y no en alcohol y juego.

Manifestantes aborígenes marcharán sobre el Parlamento en Canberra a principios de febrero para exigir el fin de la gestión tutelada de los fondos sociales porque la consideran una política "racista y onerosa".