Público
Público

Austria se niega a acoger prisioneros de la base de Guantánamo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Austria se ha mostrado rotundamente en contra de acoger prisioneros de la base de Guantánamo, tras el anuncio del presidente de EEUU, Barack Obama, de que la prisión será clausurada y su petición de que sus ocupantes sean acogidos por otras naciones.

Michael Spindelegger, ministro de Asuntos Exteriores de Austria, se opuso hoy en declaraciones a la radio pública ORF a la posibilidad de recibir a prisioneros de la basa naval.

"Desde mi punto de vista, una clara respuesta: no", fue la tajante reacción del político ante el debate abierto entre los países de la Unión Europea sobre esta cuestión.

"Quien crea un problema, tiene también que solucionarlo", fue la interpretación del ministro, quien aseguró que si los detenidos en Guantánamo son "ciudadanos irreprochables" nada se opone a que encuentren su futuro en Estados Unidos.

El político rechazó que tal planteamiento suponga una falta de solidaridad.

Ya el jueves, el canciller austríaco, Werner Faymann, se mostró contrario a una posibilidad que, sin embargo, sí contemplan socios comunitarios como Francia, Reino Unido y Alemania.

Además, el jefe del Gobierno austríaco indicó que su país no ha recibido ningún tipo de petición en este sentido por parte de Washington.

Una postura que el relator de la Naciones Unidas para la Tortura, el austríaco Manfred Nowak, no comparte en absoluto al considerar que Austria y la UE deben ser consecuentes con sus reiteradas peticiones a Estados Unidos de que clausure Guantánamo.

Para Nowak, es "justo" que otros países se muestren dispuestos a acoger a prisioneros. Además, el reputado jurista y experto en Derechos Humanos, considera que el riesgo para los presos es mayor en los EEUU que en cualquier otro país.

En una reciente entrevista con el diario vienés Der Standard, Nowak insistió en que en Guantánamo se ha torturado y en que "nadie puede poner más en duda los hechos".

El relator de la ONU señaló directamente a Donald Rumsfeld, ex secretario de Defensa de EEUU, como responsable de ordenar esas actividades.