Público
Público

El austriaco Josef Fritzl espera la cadena perpetua

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El austriaco de 73 años Josef Fritzl , que encerró a su hija en el sótano de su casa durante 24 años y tuvo siete hijos con ella, espera pasar el resto de su vida en la cárcel, dijo el viernes su abogado.

Fritzl va a juicio el 16 de marzo en un tribunal provincial que le acusa del asesinato de uno de sus hijos-nietos, que murió poco después de nacer, y de otros cinco cargos, incluyendo el de incesto.

"Tiene 73 años. La (duración) de la sentencia no es de importancia para él", declaró a la agencia estatal austriaca APA su abogado, Rudolf Mayer, que agregó que su cliente espera pasar el resto de su vida entre rejas.

Fritzl se declarará culpable de los cargos de privación de libertad, violación, incesto y coerción, pero no reconocerá el de asesinato, afirmó Mayer.

El abogado aseguró que Fritzl no es un "monstruo del sexo", como han titulado los periódicos, y "a su modo, quería (a Elisabeth)".

Mayer no ha querido hablar con medios extranjeros.

Según los fiscales, el acusado, que está en prisión provisional desde que surgió el caso en abril del año pasado, podría permanecer 10-15 años en prisión o recibir la cadena perpetua. El veredicto se espera para el 20 de marzo.

Fritzl engañó a su hija para llevarla al sótano de la casa en la localidad de Amstetten en 1984. Luego la drogó y la encerró durante la mayor parte de su vida adulta, según la policía, y denunció su desaparición con una secta.

Tres de los hijos de ambos fueron criados en la casa por su padre-abuelo y su abuela Rosemarie, mujer de Fritzl, después de que fingiera que su hija les dejó abandonados en la puerta de la casa con una carta en la que decía que no podía cuidarles.

Los otros tres permanecieron con su madre en el sótano, que no tenía ventanas y estaba aislado acústicamente.

Elisabeth y sus hijos viven ahora en un lugar secreto con nuevas identidades.