Público
Público

Las autonomías no decidirán sobre los rescates bancarios

El gobernador del Banco de España asegura que tiene «las manos libres» en la reestructuración bancaria. El secretario de Economía del PSOE pide a las comunidades que cooperen 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Nadie quiere ceder un ápice de poder en la reestructuración del sistema financiero español y el enfrentamiento entre las autoridades centrales y las autonómicas se está enconando por momentos. Después de una semana en la que la Generalitat de Catalu-nya, la Junta de Andalucía y la Junta de Extremadura (todas ellas gobernadas por el PSOE) han amenazado con recurrir la creación del fondo de rescate bancario (FROB) ante el Tribunal Constitucional, el Banco de España, el Gobierno y hasta el PP respondieron ayer a las protestas.

En unas jornadas organizadas por Caja Madrid y El País, el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, rechazó la idea de que la entidad que dirige haya arrebatado competencias a las comunidades autónomas en las fusiones de cajas de ahorros, pero también aseguró sentirse 'con las manos libres' para actuar dentro de los márgenes que le dará la nueva normativa. Eso significa que, si es necesario porque es la mejor salida, decretará qué cajas se fusionan. Y en ese caso, las comunidades autónomas no tendrán ningún poder de veto, que es precisamente lo que no quieren perder y por lo que están dispuestas a luchar aunque sea en contra de un Gobierno de su propio partido.

El secretario de Estado de la Seguridad Social y secretario de Economía del PSOE, Octavio Granado, reclamó a los gobiernos regionales que cooperen si se da una situación de emergencia bancaria. Granado tomó como ejemplo el caso de la gestión de la gripe A, que le correspondería a las comunidades autónomas, al ser la sanidad una de sus competencias. Sin embargo, las autonomías han accedido a trabajar juntas para lograr una gestión más eficaz. Granado defendió que, respetando las competencias, también 'hay que entender que en situaciones excepcionales hay que cooperar'.

Además, el coordinador del PSOE en materia económica intentó mostrar el lado más 'flexible' del decreto ley que hoy deberá ser convalidado en el Congreso asegurando que deja muchas puertas abiertas para que el propio mercado financiero se resitúe conforme a las necesidades de las entidades. De hecho, argumentó que la reestructuración no debe hacerse exclusivamente por medio de fusiones (como defiende el Banco de España) sino que puede hacerse por medio de otras fórmulas, como la integración de varias cajas en una sociedad que aunaría sus potencialidades, pero les permitiría tener personalidad propia.

El más crítico con los ejecutivos autonómicos fue el portavoz económico del PP en el Congreso, Cristóbal Montoro, quien criticó que 'hay movimientos en los gobiernos de las comunidades autónomas que buscan el nacimiento de un sector bancario regional con dinero público'.

Montoro y Mariano Rajoy, que intervino en las mismas jornadas, lamentaron que el PSOE no haya atendido sus exigencias de hacer un texto que excluya a los políticos de las cajas de ahorros. Rajoy insistió en que les había movido 'el espíritu constructivo'. Pero tampoco dejó claro cuál será su posición de voto hoy en el Parlamento.

El voto del PP es decisivo para sacar adelante el texto del Fondo de Rescate como decreto ley, ya que el resto de los grupos de la oposición, CiU, PNV, ERC, IU, ICV y BNG quieren que se tramite como proyecto de ley para introducir cambios.