Publicado: 02.12.2013 15:54 |Actualizado: 02.12.2013 15:54

La autopsia afirma que los golpes de los mossos contribuyeron a la muerte del empresario del Raval

Los forenses no puden cuantificar el porcentaje de implicación de los diversos factores que desencadenaron el fallo cardiaco, en el que influyeron un "enfermedad cardiaca arritmogénica, consumo de cocaína, traumatismos y c

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El informe ampliatorio de la autopsia al empresario del Gayxample Juan Andrés Benítez, que murió en el Raval tras ser reducido por los Mossos d'Esquadra, concluye que los golpes recibidos en su detención no son los causantes directos de su fallecimiento pero sí contribuyeron al fallo cardiaco que acabó con su vida.

Es "imposible" determinar qué grado de implicación tiene cada factor que propició su muerte, entre ellos los politraumatismos que presentaba. Según dicho informe, la causa de la muerte del hombre es "un paro cardiaco secundario a estado anterior patológico en forma de enfermedad cardiaca arritmogénica (Wolf-Parkinson-White), consumo de cocaína, politraumatismos y contención", especifica el informe.

Para los forenses, "es imposible, desde un punto de vista científico medicolegal, atribuir un porcentaje de implicación de cada uno de estos mecanismos que han intervenido en la muerte" del vecino de la calle Aurora, que fue reducido por los Mossos el 5 de octubre tras un altercado con un vecino.

La titular del Juzgado de Instrucción 20 de Barcelona mantiene imputados a ocho mossos que intervinieron en la actuación por presuntamente cometer un delito contra la vida y/o contra la integridad física, por otro contra la integridad moral, así como por obstrucción a la justicia y coacciones.

Un noveno mosso fue imputado posteriormente por haber borrado el charco de sangre que dejó Benítez tras la reducción, por un delito de obstrucción a la justicia. La juez ha citado este martes para que declare como testigo a una vecina que borró las fotografías que había tomado de la detención cuando la visitó una agente esa misma noche del 5 de octubre.

A diferencia del primer informe remitido por los forenses al juzgado, las conclusiones finales de la autopsia mencionan por primera vez como causas de la muerte la contención a que fue sometido Benítez, que fue inmovilizado en el suelo con la intervención de varios agentes de la policía catalana.

La autopsia también sitúa el consumo de cocaína entre las causas de la muerte de Juan Andrés Benítez, pese a que los análisis toxicológicos que se practicaron al cadáver descartaron que el empresario se encontrara bajo los efectos de la cocaína o el alcohol cuando falleció.

Los forenses admiten en su informe que, antes de morir, Benítez sufrió "violencia contusiva que dio lugar a varios hematomas y fracturas faciales", pero concluyen que "no hay ninguna lesión traumática interna que explique la muerte por sí misma".

"La muerte no fue consecuencia de una lesión o alteración de órgano vital directamente relacionada con los traumatismos", prosigue el informe que, sin embargo, reconoce que los golpes recibidos por Benítez "contribuyen a desencadenar el proceso por la activación adrenérgica (descarga de catecolaminas) propia de la excitación del momento".

Esa descarga adrenérgica, añaden los médicos, "actuó en una persona con una enfermedad cardíaca previa, que es la enfermedad de Wolf-Parkinson-White", que también es arritmogénica".

"La contención debe añadirse al elemento traumático como potenciales generadores de arritmia cardíaca mortal", sostienen los forenses, que creen que, aunque el mecanismo fisiopatológico último de la muerte no está claro, "todo parece indicar que la sensación de ahogo (sensación de ahogo, que no ahogo real) y agitación (normalmente previa y además derivada de la propia contención)" la facilitaron.