Público
Público

La autora de "El principio de Eva" acusa al feminismo de izquierdas de intentar acallar sus ideas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La periodista alemana Eva Herman ha asegurado hoy que nunca ha hablado a favor del nazismo y que "ha luchado activamente durante años contra él", al tiempo que ha acusado al "feminismo de izquierdas" de calificarla de nazi para acallar sus "incómodas ideas" sobre el papel de la mujer.

"Los juicios que he ganado demuestran que lo que se ha afirmado es falso. Una vez más abomino de todo lo que tenga que ver con el III Reich", ha declarado la popular presentadora de informativos durante 18 años, que fue despedida de la televisión publica alemana ARD tras la polémica suscitada por su libro "El principio de Eva. Por una nueva feminidad", cuya edición en castellano ha presentado hoy en Barcelona, con el sello Ediciones B.

Con el aval de más de 50.000 ejemplares vendidos en Alemania, Eva Herman ha explicado que en "El principio de Eva" defiende la necesidad de que las mujeres antepongan la maternidad al trabajo fuera de casa para "nuestra supervivencia como especie".

En el libro, Herman explica la función que debería cumplir la mujer en la sociedad actual y denuncia "la presión para forzar a las mujeres a trabajar fuera de casa", que hace inviable que pueda dedicarse a criar a los hijos.

En "El principio de Eva", la periodista denuncia que el trabajo por cuenta ajena aliena a las mujeres y defiende la función de madre de familia y el trabajo doméstico en una sociedad con problemas de baja natalidad.

"Cuando acabó el revuelo, muchas mujeres me dijeron que se habían dado cuenta de que se nos está explotando y no nos permiten vivir nuestra feminidad", apunta la periodista, que recientemente ha publicado "El principio del Arca de Noé. Por qué tenemos que salvar la familia", también con éxito de ventas.

"Lo importante es que una mujer se forme y aprenda su profesión, pero cuando tenga hijos se dedique a ellos, como mínimo los tres primeros años", ha señalado Herman, que explica su retirada profesional para dedicarse a la familia con "el cambio hormonal" durante su embarazo, a los 38 años.

El cambio de prioridades en su caso no le impide continuar su carrera profesional: "trabajo en casa mientras mi hijo está en la escuela y limito a tres las conferencias al mes. Ahora tiene 10 años y la propia fisiología ya hace que prefiera estar con el padre y el suegro, pero yo quiero hacerle la comida, ayudarle en los deberes y conocer a sus amigos", sentencia.

En su opinión, falta voluntad política "para cambiar la legislación y los paradigmas de trabajo" y añade que "hay que ir hacia adelante, reducir la marcha y relajarnos más, tanto como económicamente sea posible", apunta Herman, que cree que la mayoría de las familias necesita dos sueldos para llegar a fin de mes.

La retribución del trabajo domestico y del cuidado de los hijos "sería un modelo para poder lograr una aceptación social, creo que aumentaría la autoconfianza de las mujeres y las convencería de quedarse en casa", ha señalado la periodista, que considera más plausible "exenciones fiscales considerables para facilitar a las familias criar a los hijos".

Ha destacado que "la cifra creciente de familias monoparentales demuestra el dilema en que estamos", y "las encuestas en Alemania señalan que el 50% de los hombres jóvenes no quieren la responsabilidad de ser padres y de formar una familia".