Público
Público

Los autores de los atentados se enfrentan al Ejército en Mumbai

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Supuestos islamistas armados lanzaron varias oleadas de ataques en el corazón de la capital financiera de India, Mumbai, donde mataron al menos a 101 personas mientras mantenían a extranjeros como rehenes en dos de los hoteles más lujosos de la ciudad.

Decenas de extranjeros permanecen atrapados en el Hotel Taj Mahal, una insignia de la ciudad que tiene 105 años, y en el Trident Oberoi de cinco estrellas en el centro de la península de Mumbai, su centro financiero y turístico, dijeron responsables.

Al menos 101 personas han muerto, entre ellas seis extranjeros, dijo la policía. Otras 287 personas han resultado heridas en los ataques, que han sido reivindicados por el grupo poco conocido Muyahidines del Decán.

El regulador del mercado indio dijo que la Bolsa de Valores de Mumbai y los mercados nacionales no abrirían el jueves debido a la situación.

En una de las primeras respuestas del Gobierno indio, el ministro de Comercio, Kamal Nath, describió los ataques como "un hecho desafortunado", pero dijo que no esperaba que afectaran la inversión de una economía que ya experimenta dificultades.

Pequeños grupos de hombres con armas automáticas y granadas irrumpieron en los lujosos hoteles, un hospital y una estación de trenes el miércoles por la tarde, así como a un famoso café, popular entre los turistas, disparando de manera indiscriminada y lanzando granadas.

"Al parecer hay muchas personas atrapadas dentro de dos hoteles, y estamos oyendo informaciones sobre disparos constantes, principalmente en el hotel Taj", dijo un agente de la policía desde la sala de control central de Mumbai.

Los atacantes parecían buscar a británicos y estadounidenses mientras tomaban rehenes, antes de prepararse para un prolongado asedio. La policía dijo posteriormente que un rabino israelí y su familia fueron tomados como rehenes en un departamento en Mumbai.

Imágenes de televisión mostraron a hombres armados en camionetas de carga disparando contra las personas en las aceras mientras el vehículo recorría una calle de Mumbai.

El personal de un hotel sacaba a los heridos en un coche de equipaje buscando ayuda.

Algunos huéspedes preocupados se quedaban junto a las ventanas, aunque un pequeño grupo salió después desde el Hotel Taj Mahal a través de una puerta trasera, rodeados de soldados y policías fuertemente armados.

Las escuelas permanecían cerradas y se impuso un toque de queda en torno a La Puerta de India, un monumento de la era colonial. Pero el servicio de trenes operaba con normalidad, llevando a la gente a su trabajo en una ciudad asombrada.

MUEREN HOMBRES ARMADOS Y POLICIAS

Una organización autoproclamada como Muyahidines del Decán enviaron un correo electrónico a medios de comunicación en los que decían estar detrás de los ataques, informaron el jueves cadenas de televisión locales.

Testigos dijeron que los atacantes eran jóvenes hombres del sur de Asia que hablaban hindi o urdu, sugiriendo que probablemente eran miembros de un grupo extremista indio, en lugar de extranjeros.

India ha sufrido varios atentados en los últimos años. La mayoría han sido atribuidos a milicianos islamistas, aunque la policía también ha arrestado a extremistas hindúes sospechosos de algunos ataques.

La policía dijo que había dado muerte a tiros a cuatro hombres armados y que había detenido a nueve sospechosos. También informó de que 12 policías murieron, incluyendo a Hemant Karkare, jefe del escuadrón de policía antiterrorista en Mumbai.

Mientras el amanecer iluminaba la fachada de ladrillos rojos, blancos y grises del Taj en Mumbai, el hotel estaba rodeado por policías armados, ambulancias y coches de bomberos. Era posible oír disparos de manera intermitente y las llamas seguían saliendo desde el techo del hotel.

Al menos dos huéspedes, atrapados en sus habitaciones en el Taj, llamaron a canales de televisión. Uno dijo que las puertas de las escaleras de escape estaban cerradas, otro dijo que había visto dos muertos junto a la piscina.

"Dos de mis colegas están aún ahí y lo último que supimos de ellos fue hace tres horas y luego la batería del teléfono se agotó", dijo un ciudadano alemán que logró escapar del Taj.

Rakesh Patel, un testigo británico que vive en Hong Kong y estaba hospedado en el hotel Taj, dijo que los atacantes estaban buscando a quienes tuviesen pasaportes británicos o estadounidenses.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Japón dijo que un ciudadano de su país estaba entre los muertos, y destacó que un japonés resultó herido.

En tanto, Corea del Sur indicó que 26 de sus ciudadanos habían escapado ilesos.