Público
Público

Los autores de la broma de Catalina, "destrozados y abatidos" por la muerte de enfermera

Los presentadores aparecen por primera vez para pedir perdón, entre lágrimas, a los familiares

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los presentadores de la emisora australiana 2Day FM que se hicieron pasar por la reina Isabel II y por el príncipe Carlos para poder hablar por teléfono con la habitación donde se encontraba ingresada la duquesa Catalina han declarado este lunes sentirse 'destrozados' por la muerte de la enfermera que les atendió por teléfono, en su primera aparición ante la prensa local.

En entrevistas a las televisiones Channel 9 y Seven Network, Mel Greig y Michael Christian rompieron a llorar mientras pedían perdón a la familia de Jacintha Saldanha, hallada muerta el pasado viernes tras atender una llamada de los presentadores.

La presentadora, a los familiares de la enfermera: 'Todo lo que querría es estar con ellos y abrazarles y decirles que lo siento''He dado vueltas a ello un millón de veces en mi cabeza, todo lo que querría es estar con ellos y abrazarles y decirles que lo siento. Espero que se encuentren bien, de verdad', dijo Greig al programa 'A Current Affair' de Channel 9. 'Estamos destrozados, abatidos, desconsolados y, evidentemente... todas nuestras simpatías están ahora con la familia y los amigos', indicó Christian. 'Solo esperamos que reciban el amor, el apoyo y el cariño que necesitan', añadió el presentador.

Los dos presentadores, que hasta ahora habían evitado comparecer en público, explicaron que han vivido con 'angustia' desde que el sábado por la mañana tuvieron conocimiento de la muerte de Seldanha, de 46 años y madre de dos hijos. 'Recuerdo que lo primero que me pregunté es, ¿era madre?', dijo Greig a Seven Network.

Greig y Christian se hicieron pasar por la reina Isabel II y por el Príncipe Carlos en una llamada telefónica el pasado martes al hospital King Edward VII para conseguir datos del embarazo de la duquesa de Cambridge.

Seldanha fue quien descolgó el teléfono y pasó la llamada a un compañero del hospital que contó detalles sobre el estado de Catalina, ingresada en el centro por fuertes molestias derivadas de su embarazo. La enfermera fue encontrada muerta el viernes en un domicilio en el centro de Londres, cercano al centro médico, aparentemente por suicidio.

Las entrevistas a los dos presentadores fueron emitidas horas después de que Rhys Holleran, el director ejecutivo de Austereo, la sociedad propietaria de la emisora, defendiera la actuación de la cadena en un suceso que calificó como 'trágico e inesperado'.

'Es absolutamente cierto que tratamos de contactarlos en varias ocasiones. Le llamamos para hablar sobre lo que habíamos grabado. Intentamos contactarlos en no menos de seis ocasiones. Queríamos hablar con ellos del asunto', indicó Holleran. El sábado, reiteró que la emisora no infringió la ley, aunque confirmó que los locutores Greig y Michael permanecerán de baja por tiempo indefinido.

Varias empresas retiraron sus anuncios de la emisora, que ha cancelado el programa donde se emitió la llamada-broma, y el grupo Anonymous ha amenazado a la cadena con tomar represalias si no despide a los dos locutores.