Público
Público

Los autores iberoamericanos defienden la vigencia de la literatura de género

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Autores españoles y latinoamericanos defendieron hoy en Madrid la vigencia de la literatura de género, como la novela policíaca o la histórica, aunque abogaron por "llevar" estos géneros hasta el límite y "mestizarlos" para lograr revitalizarlos.

El colombiano William Ospina, el peruano Alonso Cueto y el hispano-mexicano Paco Ignacio Taibo II fueron algunos de los escritores que tomaron parte en el debate celebrado en la Casa de América de Madrid, que sirvió de antesala a la Semana Negra de Gijón que arranca este viernes y en la que participarán todos ellos.

La literatura de género "goza de una inmensa salud" y "está viviendo su mejor momento", afirmó Taibo, director de la Semana Negra, cuya vigésimo-segunda edición se desarrollará hasta el próximo 19 de julio.

En el mismo sentido se pronunció el escritor español Fernando Marías, para quien el mercado editorial tal y como se conoce en la actualidad "va a desaparecer", mientras que la literatura de género "va a permanecer" y será la que sustente "la nueva forma de narrar" y el nuevo mercado editorial.

El peruano Alonso Cueto, por su parte, destacó que las mejores novelas negras que ha leído "también son novelas de amor" y "también novelas de ideas".

"En toda gran novela, hay más de un género que coexisten", añadió el autor, que resaltó que "El Quijote" fue una novela de aventuras y acción, pero también de amor y de reflexión.

El colombiano William Ospina defendió que los narradores, al igual que a los poetas, no siguen unas pautas a la hora de escribir, sino que lo más deseable es que el proceso de escritura "sorprenda en primer lugar" al escritor.

"Creo que es bueno a veces armar unos esquemas y proponerse una serie de tareas. Pero si uno logra sólo lo que se proponía, ha fracasado. Yo creo que uno sólo acierta si va más allá de lo que se proponía, si el proceso le revela cosas nuevas, si algo surge inesperado por el camino. Y es a eso lo que le llamamos la creación", consideró.

"Me gusta escribir y no me propongo tanto responder a un género, cuanto resolver una necesidad imperiosa de contar cosas y tratar de hacerlo de la manera más agradable para mí y ojalá también para el lector", explicó.

Por su parte, el argentino Raúl Argemí destacó la obligación de "trasgredir todas las fronteras" y el mexicano Jorge Belarmino Fernández Tomás abogó por llevar los géneros "al límite".

Taibo II destacó el "boom" que ha tenido en España la novela histórica, pero consideró que en América Latina ha alcanzado una dimensión "mucho mayor" al suponer "un fenómeno de revisión de la historia desde la novela histórica".

Para Ospina, finalista al Premio Espartaco a la mejor novela histórica de 2008 que se concede en la Semana Negra de Gijón por "El país de la canela", lo que ocurre en América Latina y en España es que los escritores están tratando de interrogar la historia desde la literatura para ver qué revelaciones da, sin tratar de ajustarse a "unos esquemas rígidos" ni a "unos estereotipos preestablecidos".