Público
Público

Las autoridades buscan a decenas de desaparecidos por el seísmo en Filipinas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los equipos de rescate filipinos buscan hoy a decenas de desaparecidos en el terremoto de 6,7 grados en la escala abierta de Richter que causó al menos 55 muertos en la isla de Negros, en la región central del archipiélago.

Los equipos de rescate aún no han podido recuperar a 29 de los sepultados por un alud en el municipio de Guihulngan, pero tanto el alcalde de la localidad Ernesto Reyes como el Ejército han descartado que sigan con vida.

Las esperanzas también se desvanecen para más de 42 personas que se encuentran sepultadas en el pueblo de La Libertad, también en la provincia de Negros Oriental, donde las carreteras han sufrido importantes grietas y ocho puentes han quedado dañados.

La directora de la Oficina de Defensa Civil en la región de Visayas, Minda Morante, manifestó al periódico Philippine Star que puede haber más de cien personas enterradas en ese lugar.

Según el último informe del Centro Nacional de Prevención de Desastres, todas las muertes ocurrieron en la provincia de Negros Oriental y fueron causadas en su mayoría por desprendimientos de tierra y edificios desplomados por el fuerte temblor.

El presidente del país, Benigno Aquino, ordenó a las autoridades locales que aceleren los trabajos de reparación de las carreteras y puentes dañados, a la vez que pidió calma y cooperación a los lugareños durante la visita que realizó hoy a la zona del desastre.

Aquino anunció la entrega de 3,3 millones de pesos (58.875 euros o 78.134 dólares) en concepto de ayuda a las víctimas y criticó la fragilidad de las carreteras de la provincia y su falta de preparación para desastres de este tipo.

El Ejército, que repartió esta mañana un convoy con víveres entre los afectados, tiene problemas para llegar hasta las zonas más remotas debido a los destrozos en las calzadas.

Las autoridades prevén que el número oficial de fallecidos aumente a medida que pasen los días, ya que las dificultades de comunicación ralentizan el recuento.

El temblor inicial de 6,7 grados tuvo lugar a 19 kilómetros de profundidad y 70 kilómetros al norte de Dumaguete, según los datos del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), que mide la actividad sísmica en todo el mundo.

Por su parte, el servicio filipino de Sismología y Vulcanología (Phivolcs) midió una profundidad de apenas 10 kilómetros y la intensidad de 6,9 grados.

Ishamel Narag, responsable de sismología de Phivolcs, declaró a la televisión ABS CBN que el seísmo fue causado por una falla tectónica que había sido localizada entre las islas de Negros y Cebú.

Este organismo ha detectado más de 1.200 réplicas desde el primer temblor, la mayoría muy débiles, aunque la más potente llegó a los 6,2 grados en la tarde del lunes.

Su director, Renato Solidum, señaló hoy que las réplicas probablemente continuarán en las próximas semanas, "pero su fuerza irá decreciendo".

Filipinas se asienta sobre el llamado 'Anillo de Fuego del Pacífico', una zona de gran actividad sísmica y volcánica que es sacudida por unos 7.000 temblores al año, la mayoría moderados.