Público
Público

Las autoridades del Golfo de México advierten que el huracán "Ike" puede ser enorme

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las autoridades de los estados del Golfo de México pidieron hoy a las poblaciones costeras que acaten las advertencias de evacuación ante la proximidad del huracán "Ike" que podría convertirse en una "tormenta masiva" en las próximas horas.

"Si te quedas, te mueres" señaló un portavoz del Centro Nacional de Huracanes en declaraciones que le atribuyó esta noche la cadena de televisión CNN.

"Este huracán es el arma de destrucción masiva de la naturaleza", dijo por su parte el administrador de la Agencia de Gestión de Emergencias (FEMA) en alusión a la conmemoración del séptimo aniversario de los atentados del 11 de septiembre de 2001

"Ike" comenzó a sentirse con fuerza en la costa de Luisiana mientras tiende a seguir una trayectoria hacia el oeste en dirección al puerto de Galveston y Houston, en Texas.

La costa de Luisiana, afectada la semana pasada por el huracán "Gustav", ha sido la primera en recibir las lluvias y vientos de tormenta tropical del "Ike", aunque el Centro Nacional de Huracanes (CNH) mantiene su pronóstico de que el ciclón se moverá hacia el oeste.

En su boletín de las 03.00 GMT de hoy, el CNH indicó que "Ike" se mantiene como un huracán de categoría dos en la escala de intensidad de Saffir-Simpson, de un máximo de cinco, con vientos máximos sostenidos de 160 kilómetros por hora y con tendencia a fortalecerse antes de llegar a la costa del estado de Texas" mañana por la noche o el sábado de madrugada.

Galveston es una pequeña ciudad asentada en una isla costera cuyo alcalde ordenó que todos sus 60.000 residentes abandonen el lugar.

También se ordenaron evacuaciones obligatorias para zonas al noreste y sudoeste de Galveston.

Otras evacuaciones en los condados de San Patricio, Victoria y Jackson son voluntarias, pero las autoridades dijeron que se debían tomar todas las medidas de seguridad posibles.

Más al interior, unos 100.000 residentes de zonas bajas cercanas a la ciudad de Houston iniciaron la evacuación luego de que el gobernador de Texas, Rick Perry, les advirtiera sobre el potencial destructivo del huracán.

Houston es una de las ciudades más importantes del estado con una población de unos 4 millones de personas y allí las autoridades dijeron que no habría necesidad de evacuación.

Sin embargo, suspendieron toda actividad el viernes tanto en las oficinas de gobierno como en las escuelas.

El Centro Nacional de Huracanes en Miami calculó que el huracán que ha continuado creciendo podría precipitarse sobre más de un 40 por ciento de la zona costera del Golfo.

Pero más que la violencia de los vientos las autoridades indicaron que la tormenta viene cargada de agua y anticiparon que las inundaciones podrían ser devastadoras.

Por otra parte, fuentes del servicio meteorológicos citados por CNN indicaron que la marea podría subir más de tres metros por encima de los niveles normales, especialmente en la zona donde hará impacto el huracán.

"Esta tormenta no es un juego. Es enorme, poderosa y trae muchísima agua. No hay que tomarla livianamente", advirtió Michael Chertoff, secretario de Seguridad Nacional.

Chertoff habló con los periodistas tras reunirse con representantes de la Oficina de Gestión de Emergencias (FEMA) que coordinan las operaciones de evacuación.

Ante la amenaza las autoridades emitieron una advertencia de huracanes para el noroeste de la zona del Golfo, desde Morgan City, en el estado de Luisiana, hasta Baffin Bay, en Texas

También se han emitido alertas desde Baffin Bay hasta Port Mansfield, también en Texas.