Público
Público

Autoridades haitianas evacúan el centro Gonaives en medio del pánico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las autoridades haitianas tratan de evacuar hoy el centro de la ciudad de Gonaives (norte) en medio de una situación de pánico ante el paso del huracán "Ike", de categoría 4, que podría alcanzar el norte de Haití, dijeron fuentes policiales a Efe.

Una treintena de camiones del Centro Nacional de Equipos (CNE) y de la Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (MINUSTAH) fueron movilizados para esta operación, en la que participan también la Protección Civil y la policía.

Las personas desplazadas eran llevadas a albergues provisionales en la zona de Gatereau, al norte de la ciudad.

En la única emisora local que consiguió emitir, Radio Etincelles, la Proteccion Civil local lanzó una orden de abandonar la ciudad.

Grupos de residentes se desplazaron por sus propios medios hasta la zona de Morne Bienac, un lugar más elevado, al norte de la ciudad, mientras que personas enfermas del hospital La Providence fueron llevadas a refugios fuera de Gonaives.

La gestión de la situación es "muy difícil", dijo la citada fuente policial, que precisó que los agentes están "cansados" por el intenso trabajo que llevan acabo desde hace días y agregó que desde el paso de la tormenta tropical "Hanna" las dotaciones policiales no han sido reemplazadas.

En Cabo Haitiano (al norte de Gonaives) las autoridades locales llevaron a cabo una labor de motivación de los habitantes de barrios vulnerables próximos al mar para que se desplazaran a varios albergues provisionales.

El alcalde adjunto, Fritz Joseph, informó que se realizaron programas de radio y delegaciones de la alcaldía visitaron estos barrios para convencer a estas personas a dejar sus casas.

Debido al paso de "Hanna", Cabo Haitiano sufre escasez de electricidad que afecta las comunicaciones telefónicas, mientras que se reduce, hora tras hora, la disponibilidad de carburantes.

En la capital, Puerto Príncipe, las calles registraron una gran actividad y numerosos residentes se precipitaron a los supermercados, de los que se llevaron rápidamente productos de primera necesidad, como pan y leche.

Cerca de los supermercados podían verse largas filas de vehículos que obstaculizaban el tránsito ante el inicio de las lluvias.