Público
Público

Las autoridades libias recuperan el control de Beni Walid, tras dos días de combates

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Defensa libio, Osama Yoweili, aseguró hoy al canal catarí Al Yazira que la situación en Bani Walid, donde se han registrado combates desde el pasado lunes, está "bajo control", y desmintió que haya sido tomada por rebeldes gadafistas.

En unas declaraciones desde esta localidad, el penúltimo bastión del régimen del difunto coronel Muamar el Gadafi en caer en manos de los milicianos, Yoweili aseguró que el origen del conflicto había sido un "enfrentamientos entre jóvenes de distintas brigadas".

El ministro de Defensa, que informó de que la cifra total de muertos ascendía a ocho, dijo que mañana, jueves, comenzará una investigación, y que aquellas personas implicadas en lo ocurrido serán llevadas a los tribunales.

No obstante, según la versión de varios milicianos, la ciudad fue tomada casi en su totalidad el lunes por un grupo de hombres armados simpatizantes del antiguo régimen.

Los milicianos manifestaron que los asaltantes ondeaban banderas verdes y habían gritado consignas gadafistas.

Asimismo, aseguraron que la noche antes del ataque habían repartido panfletos llamando a la sublevación.

Al Yazira, citando a los habitantes de Bani Walid, ha apuntado la posibilidad de una tercera causa: Según el canal todo comenzó después de que la brigada "Mártires del 28 de Mayo" practicara numerosas detenciones.

Esto encendió los ánimos de muchos habitantes de la ciudad que exigieron su liberación, lo que desembocó en combates y en la huida de la brigada de la ciudad.

No es la primera vez que ocurren enfrentamientos entre los habitantes de la ciudad y los milicianos progubernamentales.

El pasado 23 de noviembre, al menos diez milicianos de la brigada tripolitana "Mártires del Suk al Yuma" murieron en un ataque armado en Beni Walid, en el que también perdieron la vida trece ciudadanos.

Los enfrentamientos concluyeron con un acuerdo logrado tras la intervención de numerosas personalidades tribales y políticas, incluido el presidente del Consejo Nacional, Mustafa Abdulyalil.

Tras el nuevo rebrote de violencia, el ministro comentó que la solución al conflicto pasa por la celebración de elecciones al consejo y por acabar con la presencia de armas en la ciudad.

En un comunicado difundido hoy, el Gobierno libio anunció la formación de un centro de operaciones especial ante los recientes sucesos violentos ocurridos recientemente en distintos lugares del país.

Este centro de operaciones estará presidido por el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas y su objetivo será tratar de "manera determinante" los "sucesos urgentes" y las personas implicadas en ellos.

Asimismo, el Consejo de Ministros, que se reunió ayer en Trípoli, instó a los ciudadanos a cooperar con las instituciones del Estado para "conservar la unidad nacional, su seguridad y su estabilidad".