Público
Público

Las autoridades de regulación nuclear se comprometen a elevar la seguridad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las autoridades de regulación nuclear de 33 países se comprometieron hoy a aplicar en las centrales atómicas bajo su supervisión "los más altos niveles de seguridad", con la aplicación de las enseñanzas de la catástrofe de Fukushima (Japón).

"La seguridad (de las centrales) será mejor que nunca después de Fukushima", señaló el director de la Agencia de la Energía Nuclear (AEN) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Luis Echávarri, en conferencia de prensa durante la reunión en París de los responsables en este ámbito de los países participantes.

Echávarri avanzó que se va a avanzar en cuestiones más políticas, como la revisión de la reglamentación internacional sobre los estándares de seguridad nuclear, no sólo con la conferencia ministerial del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) de finales de mes en Viena, sino con una conferencia el año próximo sobre la convención que trata de ese asunto.

Tanto el director de la AEN como los presidentes de las agencias de seguridad de EEUU, Francia y el Reino Unido, presentes en la conferencia de prensa, quitaron importancia a la falta de consenso para que la intervención de expertos internacionales en las revisiones que cada país va a hacer de sus plantas atómicas -y sobre todo sus consejos- no sean obligatorias.

Echávarri señaló que no ve "por qué hay que desconfiar" de las autoridades de regulación nacionales, máxime porque tras el accidente de Fukushima "todas han tenido una reacción inmediata".

Además, puso el acento en que sólo las autoridades de cada país son jurídicamente responsables en sus respectivas normativas estatales, algo que no podría ocurrir con un organismo internacional.

Preguntados sobre si será necesario cerrar centrales para demostrar que la seguridad se aborda con seriedad, el presidente de la Autoridad de Seguridad Nuclear de Francia (ASN), André Claude Lacoste, respondió que "si lo dijéramos de golpe (que hay que clausurar una instalación), estaríamos fuera de nuestro papel".

Lacoste aseguró que "no hay ningún objetivo" preciso al respecto y que las autoridades disponen de "una amplia gama" de medidas para las centrales con niveles de seguridad insuficientes, lo que incluye reformas que por su importancia y su coste llevaran a una compañía operadora a decidir el cierre de una planta.

Lacoste recordó el anuncio del comisario europeo de Energía, Günther Oettinger, que había dicho que habrá que clausurar centrales en Europa porque no superarán las pruebas de resistencia a las que van a ser sometidas, y consideró que "en términos de credibilidad global, no se puede hacer peor".

El responsable francés admitió que "nadie podrá nunca garantizar que no habrá un accidente (nuclear) grave en Francia", y que por eso "nos corresponde disminuir las consecuencias posibles".

Y tanto los reguladores que comparecieron ante la prensa como Echávarri evitaron criticar a las autoridades niponas por la gestión de la crisis nuclear al poner el acento en las dificultades en la que se había llevado a cabo, y subrayaron que el Gobierno japonés "lo está haciendo lo mejor que puede".