Público
Público

Los auxiliares de vuelo del avión retenido en la India ya están en España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los diez auxiliares de vuelo de un avión de la aerolínea española Mint Airways, retenido desde el martes en un aeropuerto de la India, regresaron hoy a España, pese a que todavía continúan en el país asiático cinco miembros de la tripulación, informaron hoy fuentes de la compañía.

El aparato se encuentra retenido, desde el pasado martes, en el aeropuerto de Amritsar, en el norte de la India, debido a las deudas acumuladas por la compañía austríaca que lo había alquilado a la española.

El resto de la tripulación, cuatro pilotos y un ingeniero, permanecen en la India a la espera de que se resuelva el conflicto, explicó hoy en rueda de prensa en Madrid el presidente de Mint Airways, José Alfonso Martínez de Andrés.

El avión español volaba para la aerolínea austríaca Comtel, una empresa que se declaró en suspensión de pagos el pasado martes, lo que provocó que las autoridades aeroportuarias indias cancelaran el vuelo hasta que pagara todas sus deudas, algo más de 100.000 dólares (74.000 euros).

El contrato vigente entre Mint Airways y Comtel para volar entre la India y el Reino Unido es del tipo "wet lease", es decir, que implica la cesión del avión y la tripulación sin asumir el coste de las tasas aeroportuarias, combustible u otros servicios.

Por este motivo, el presidente de la compañía española denuncia que el avión está "retenido ilegalmente", ya que la empresa propietaria del avión es distinta de la empresa deudora.

Martínez de Andrés explicó que gracias a las gestiones de la compañía, la Dirección de Aviación Civil y la Embajada de España en la India han logrado la autorización del director del aeropuerto de Amritsar para despegar, pero que el ejército impide al ingeniero de vuelo aproximarse al avión para hacer las comprobaciones necesarias.

Durante su comparecencia, Martínez de Andrés quiso aclarar la situación vivida por los pasajeros de un vuelo entre la India y el Reino Unido a los que se pidió que abonaran 150 euros adicionales a su billete durante una parada técnica en Viena para poder continuar el viaje.

Explicó que, al conocer la noticia de que Comtel era insolvente, Mint Airways quiso desembarcar a los pasajeros, ya que la compañía que les había vendido el billete no podía responsabilizarse de ellos.

Los pasajeros se negaron a bajar del avión, de manera que la empresa española optó por continuar con el viaje "para evitar el drama humano" de abandonarlos en Viena, pero a cambio pidió a Comtel que resolviera la situación en la India.

Como solución, Comtel propuso pedir un pago adicional a los viajeros que se encontraban en Viena y, según Martínez de Andrés, la propia compañía austríaca se puso en contacto con ellos por teléfono móvil para reclamar el dinero.

Finalmente, añadió, y para evitar que el exceso de horas dentro del avión impidiera a la tripulación continuar el viaje por motivos de seguridad aérea, los auxiliares de vuelo de Mint Airways ayudaron en las labores de "recolecta".

Este dinero, concluyó, se va a ingresar en una cuenta especial para que pueda ser inspeccionada por la justicia británica, que es la que se está haciendo cargo de las reclamaciones.