Público
Público

Avances en foro internacional sobre el cambio climático

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los representantes de las principales economías desarrolladas y emergentes del mundo cerraron hoy en París una reunión sobre cambio climático con el sentimiento generalizado de que se ha avanzado en el largo camino hacia un futuro compromiso para la reducción de emisiones contaminantes en el marco de la ONU.

Los países participantes, responsables del 80 por ciento de los gases de efecto invernadero del planeta, coincidieron en señalar que el encuentro ha servido para tomar conciencia de la necesidad de marcar objetivos concretos a largo y a medio plazo, indicó el secretario de Estado francés de Asuntos Europeos, Jean-Pierre Jouyet.

Se acordó además la celebración de otras dos reuniones, sin precisar cuándo ni dónde, para tratar de redactar una declaración de los líderes de esos 16 países en la cumbre del G-8 (los siete países más industrializados y Rusia) que se celebrará el próximo julio en Hokkaido, al norte de Japón.

A ella están invitados los mandatarios de Brasil, México, China, la India, Suráfrica, Australia, Indonesia y Corea del Sur, países que junto al G8 participaron en la reunión de París junto con representantes de la Unión Europea (UE), la ONU y la Agencia Internacional de la Energía.

En la sesión, de dos días, trataron, entre otros puntos, la asistencia financiera y la transferencia de tecnología a los países en desarrollo, acogida con entusiasmo por México, que presentó su propuesta, ya anunciada en otros foros, para la creación de un Fondo Multinacional de Cambio Climático.

Los participantes también exploraron el enfoque sectorial de la lucha contra el calentamiento global.

El secretario ejecutivo del Convenio de la ONU sobre el Cambio Climático, Yvo De Boer, afirmó a la prensa que abordar el problema desde un enfoque sectorial "es una forma muy interesante de dirigirse a sectores económicos clave" y añadió que "puede ser una parte muy importante de los acuerdos de Copenhague".

Era una alusión al objetivo de llegar a un acuerdo de reducción de emisiones en la reunión de diciembre de 2009 en la capital danesa para el período posterior al protocolo de Kioto, desde 2012.

Los países emergentes están "muy interesados" en el enfoque sectorial si se aborda sólo a nivel nacional, añadió De Boer, al precisar que "están algo más preocupados sobre el enfoque internacional porque creen que podrían llevarles a un compromiso para el que aún no están preparados".

"El enfoque sectorial debe de ser una herramienta y no un sustituto de los objetivos nacionales", indicó el secretario de Estado de Medioambiente de Eslovenia, Andrej Kranjc, cuyo país preside la UE este semestre.

La cita de París estuvo marcada por reticencias generalizadas hacia el plan anunciado hace dos días por el presidente de EEUU, George W.Bush, para reducir las emisiones de emisiones en ese país sólo a partir del año 2025.

"EEUU necesita ser más ambicioso", resumió Kranjc, en una crítica compartida por países como Alemania o Japón.

De Boer, por su parte, dijo que Bush "ha puesto una oferta en la mesa y cree que es comparable con lo que está haciendo la UE", que propone reducir sus emisiones en un 20% en el horizonte de 2020.

Los participantes en París coincidieron en que las naciones industrializadas deben ser líderes en la lucha contra el cambio climático, pero es "impensable que lo hagan solos", dijo Kranjc.

En la misma línea, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, que se dirigió a los presentes hoy, afirmó que los grandes emergentes "no pueden exonerarse de sus deberes".

Siempre bajo la óptica de "responsabilidades comunes pero diferenciadas", los países industrializados convinieron que las economías emergentes también deben implicarse en el proceso.

El anuncio de Bush incitó a diplomáticos europeos en la cita de París a pensar que habrá que esperar a su sucesor para movimientos sustanciales a medio plazo contra el cambio climático.

Pero el jefe de la delegación de EEUU en la reunión, Daniel Price, afirmó que le "sorprendería que cualquier Gobierno de EEUU aceptase recortes en las emisiones que se lleven puestos de trabajo fuera del país, junto con las emisiones".