Público
Público

El AVE Madrid-Valencia prevé sustituir el 55 por ciento de desplazamientos en avión en 2011

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La línea de Alta Velocidad Madrid-Valencia, que entrará en servicio el próximo día 19 de diciembre con una longitud de 438 kilómetros y que ha supuesto una inversión en ese tramo de 6.600 millones de euros, prevé sustituir en 2011 el 55% de los desplazamientos que se realizan actualmente en avión.

Así lo ha indicado el director general de Grandes Proyectos de Adif, Luis María Pérez, durante la inauguración de la jornada "Alta Velocidad en la Comunidad Valenciana", organizada por el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de la Comunitat.

Según Pérez, también se prevé sustituir el 25% de los viajes que se hace en coche y el 5% de los realizados en autobús y ha recordado que en el primer año se esperan más de 3.500.000 pasajeros, 800.000 de ellos nuevos usuarios, y que 4 de cada 10 desplazamientos entre Madrid y Valencia se haga en AVE.

El AVE Madrid-Valencia evitará la emisión a la atmósfera de 842.000 toneladas de CO2 hasta el año 2016, "lo que supone el consumo energético durante seis años de los hogares de una ciudad con una población como la de Alicante", según Pérez.

Su puesta en marcha "repercutirá" sobre una población de más de 13.000.000 de habitantes, lo que favorecerá "la concentración de población, el transporte por ferrocarril y mejorará las comunicaciones con desplazamientos inferiores a dos horas y media" y potenciará la capacidad para atraer el turismo.

También ha destacado que los cambiadores de ancho instalados en Albacete y Valencia permitirán a los trenes con destino Alicante y Castellón "aprovechar el aumento de calidad de esta infraestructura y reducir sus tiempos de viaje con Madrid".

Ha resaltado que desde 2005, Adif ha invertido 21.300 millones de euros en la construcción de líneas de alta velocidad, lo que permite tener 1.962 kilómetros en ejecución, 614 en proyecto, 306 en estudio y 1.606 en servicio, a las que se les unirá los 438 kilómetros del tramo Madrid-Valencia.

"Estas infraestructuras convierten a España en el país de Europa con más alta velocidad", ha defendido y ha agregado que favorecen "la vertebración territorial, la cohesión social, el progreso sostenible y el fortalecimiento del tejido productivo".

En las jornadas, el director de la línea de Alta Velocidad Este, Santiago Cobo, ha explicado el proceso de planificación y construcción de estas líneas y ha concluido que desde la decisión política hasta su finalización transcurren entre 7,5 y 10,5 años.

Ha destacado aspectos básicos y tecnológicos como la velocidad máxima de 350 kilómetros por hora, la catenaria diseñada "específicamente" por Adif, la existencia de cuatro cables ópticos para las telecomunicaciones fijas, detectores para caída de objetos o la doble calle de las subestaciones eléctricas.

El responsable de esta línea he hecho especial hincapié en que las estaciones se han construido minimizando los niveles "para comodidad de los pasajeros" y con un alto grado de sostenibilidad por la utilización de energía solar, fotovoltaica y geotérmica, del reciclado de aguas grises y de aljibes.

Cobo ha explicado que el AVE Madrid-Valencia tiene 41 túneles y 72 viaductos, algunos de ellos considerados "verdaderas obras de ingeniería civil", como el Túnel de el Regajal, el viaducto de Contreras o el Túnel de la Cabrera.

Ha incidido en que el proyecto del AVE Madrid-Valencia ha sido "especialmente sensible" con el medio ambiente, como demuestra que han invertido más de 885 millones de euros (un 11,87% del total) para su preservación y ha destacado el respeto que han tenido con el patrimonio arqueológico.

En ese sentido, ha explicado que durante las obras han hallado 221 yacimientos, 58 de ellos de importancia media o muy alta y ha citado uno en Cuenca con más de 70 millones de años y con 8.000 huesos y una trinchera en Torrejón de Blasco (Madrid), donde apareció el cadáver de un soldado republicano.