Público
Público

Aviación Civil suspende la licencia de explotación de Futura hasta enero de 2009

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Dirección General de Aviación Civil, dependiente del Ministerio de Fomento, ha decretado hoy la suspensión de la licencia de explotación de la aerolínea Futura, lo que permite que ésta pueda ser reactivada si antes del 1 de enero de 2009 aparece un inversor dispuesto a reflotar la compañía.

La decisión de Aviación Civil ha llegado tras vencer el plazo dado por Fomento sin que la compañía balear encontrara un inversor que hiciera viable el plan de negocios que la aerolínea presentó el pasado 13 de septiembre, según un comunicado emitido hoy por la aerolínea.

Aviación Civil ha aclarado a Efe que la suspensión de licencia es temporal, pues "nunca se derogan las licencias de forma definitiva hasta que no vencen", hecho que en el caso de Futura coincide con el 1 de enero de 2009 y que da algo más de tres meses de plazo a la empresa para encontrar inversor.

La suspensión temporal de la licencia que niega a Futura la posibilidad de operar ha llegado en el mismo día en que la compañía ha anunciado, en un comunicado, que todos los planes de viabilidad que han preparado hasta el momento "se han visto frustrados" precisamente por la falta de inversores.

El documento enviado por Fomento a Futura puntualiza que la compañía no podrá realizar a partir de ahora operaciones de transporte aéreo comercial de pasajeros, carga o correo y que cualquier vuelo no comercial que la empresa precisara hacer requerirá la autorización previa de Aviación Civil.

Este permiso, concreta el escrito de Fomento, deberá solicitarlo Futura a través de la Oficina de Seguridad en Vuelo correspondiente.

Fomento aclara asimismo que, si Futura encuentra un inversor antes de que venza su licencia de forma definitiva -1 de enero de 2009-, la suspensión sólo podrá ser levantada por la administración en el que caso de que la aerolínea acredite que cumple con todos los requisitos exigidos para garantizar la seguridad de las operaciones.

Fuentes del departamento que dirige Magdalena Álvarez, han explicado que en este punto, Futura se encuentra en la misma situación que la ya desaparecida Air Madrid, empresa que finalmente no logró encontrar inversor antes del vencimiento de su licencia.

La Dirección de Aviación Civil recoge un último punto en su escrito a Futura, en el que recuerda a la empresa la obligación de cumplir con los derechos reconocidos a los pasajeros, por los que se establecen las normas sobre compensación y asistencia en caso de denegación de embarque, cancelación o gran retraso del vuelo.

La aerolínea, por su parte, reconocía esta mañana en un comunicado que se encuentra "con un margen de maniobra escaso", pasando "uno de los momentos más difíciles" de sus 18 años de historia.

La compañía balear Futura International Airways, considerada hasta ahora una de las principales aerolíneas chárter del país y referente en sistemas de seguridad y puntualidad, cuenta en su plantilla con 1.200 trabajadores repartidos en las bases de Palma de Mallorca, Tenerife y Las Palmas.