Público
Público

Un avión con 46 personas a bordo podría haberse estrellado en los Andes Venezolanos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un avión comercial que desapareció el jueves en Venezuela, con 46 personas a bordo, podría haberse estrellado en un páramo de los Andes Venezolanos, a más de 4.700 metros, sin que se sepa aún de la situación de los ocupantes.

Responsables de Protección Civil indicaron que equipos de rescate se están dirigiendo a la zona donde "posiblemente haya impactado" el avión de la compañía venezolana Santa Bárbara que había despegado de la cercana ciudad de Mérida con destino a Caracas.

El presidente de la compañía aérea, Jorge Álvarez, declaró esta noche que las informaciones sobre el supuesto accidente del avión son "especulaciones" y que no tenía por ahora indicaciones concretas y confirmadas sobre lo ocurrido o el paradero de la aeronave.

Momentos antes, en unas declaraciones a la emisora Unión Radio, el director técnico de operaciones de Protección Civil del estado de Mérida, Gerardo Rojas, dijo que había "informaciones desde el Páramo de Mucuchíes, donde posiblemente haya impactado el aparato en un sector del Collao del Cóndor, el Páramo Piedra Blanca, a unos 4.750 metros".

El responsable, quien señaló que la información fue suministrada por funcionarios policiales de la zona, precisó que los equipos se están trasladando al lugar "para adelantar lo que sería el rescate de las personas que se encuentran en esa aeronave".

Destacó, no obstante, que hay alrededor de una hora de camino entre el último punto de la montaña donde pueden llegar los vehículos y el lugar dónde se habría localizado el avión.

Las operaciones de búsqueda del avión y de rescate de los 43 pasajeros y tres miembros de la tripulación se han visto obstaculizadas por la llegada de la noche, que impide el vuelo de los helicópteros.

El gobernador del estado de Mérida, Florencio Porras, indicó en unas declaraciones a la prensa que hasta el momento no hay "certeza" de lo ocurrido, aunque según fuentes locales unos campesinos aseguraron haber escuchado un fuerte impacto a la hora en que desapareció la aeronave.

Porras confirmó que en el vuelo 518 de Santa Bárbara viajaba el alcalde del Municipio Rangel, Alexander Quintero, con su hijo de 11 años, que se trasladaba a la ciudad de Barcelona, en el este del país, para participar en un congreso del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Según fuentes de medios locales, viajaban también en el avión el profesor Italo Luongo y dos familiares del viceministro de Seguridad Ciudadana, Tarek El Aissami.

El gobernador dijo asimismo que en ningún momento el piloto del avión, al que calificó de "muy experimentado", contactó para comunicar que había una emergencia.

Fuentes del aeropuerto de Mérida indicaron esta noche que oficialmente el avión sigue declarado desaparecido, hasta que se confirme el hallazgo.

Sobre las informaciones de algunos medios venezolanos acerca de campesinos del lugar que habrían informado del accidente, el presidente de la compañía Santa Bárbara insistió en que no tenían datos al respecto.

En unas declaraciones a la prensa en el aeropuerto de Caracas, Álvarez afirmó que el avión, modelo ATR 42300, era de "finales de los 80" y un aparato "perfectamente mantenido" que "no ha presentado problemas".

Dijo que la compañía Santa Bárbara tiene siete vuelos diarios a Mérida, cuyo aeropuerto entre montañas es considerado difícil, y que el piloto del avión desaparecido hoy lleva ocho años en la empresa y está "certificado para volar" a ese aeropuerto.

Álvarez indicó asimismo que su prioridad es apoyar a los familiares de los ocupantes del avión y que ya se está dando asistencia a esas personas, en la larga espera de noticias.

La aeronave de la compañía venezolana, que cubría la ruta entre la ciudad de Mérida, en el oeste del país, y el aeropuerto Simón Bolívar, de Caracas, desapareció menos de media hora después de su despegue, alrededor de las 17.30 hora local (22.00 GMT) del jueves.

Fuentes oficiales indicaron que el avión no contactó con la torre de control que le correspondía, con lo que se activó inmediatamente una "alerta 3" para ubicar el aparato.