Publicado: 19.07.2014 08:25 |Actualizado: 19.07.2014 08:25

Ayuda para abortar en el extranjero como salida a la ley Gallardón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Desde el pasado mes de diciembre, opinión pública —y política— se revuelve cada vez que se habla de la aprobación de la ya famosa ley Gallardón, que cambia el derecho a interrumpir el embarazo en las 14 primeras semanas de gestación por una normativa de supuestos que penaliza el aborto salvo algunas excepciones. La norma que quiere impulsar el Ejecutivo del PP aún no ha llegado a aprobarse en el Consejo de Ministros pero, cuando lo haga, el grupo de Feministas del 15-M de Berlín ya tendrá todo preparado para prestar ayuda y asistencia a todas las mujeres que quieran a acudir al país germano a interrumpir su embarazo de manera legal y evitar así tener que recurrir a la clandestinidad.

La iniciativa ha cogido el nombre de una histórica feminista, Federica Montseny, la primera ministra de Europa Occidental y pionera en proponer una propuesta de Ley del aborto en España. Detrás de la organización que ahora recupera su nombre, están personas como Marta, Jerome, Maia o Joan, algunos de los cerca de 15 voluntarios que hasta ahora forman la red y que estos días ultiman los detalles para el acto de presentación oficial que harán este viernes.

El objetivo, aseguran, es doble: "Por un lado, asistir y ayudar realmente a las mujeres, y por otro hacer presión política para que no se llegue a aprobar la ley", aclara a Público Jerome, uno de los activistas. Para aunar ambos objetivos, han desarrollado una web que contará con toda la información necesaria para quien haya decidido interrumpir su embarazo en el extranjero: desde vuelos en compañías low-cost a legislación o costes de la intervención.

Una vez tomada la decisión, una bolsa de voluntarios ofrece su tiempo, su casa y su conocimiento del idioma para recoger, acoger y acompañar a las embarazadas durante todo el proceso. "Nosotros tenemos la logística preparada, pero luego cada decisión depende de ellas, las acompañaremos tanto como quieran o necesiten", comenta Ana Martín, que prefiere no dar su nombre real, y aclara que esta iniciativa surge de la necesidad de garantizar una seguridad sanitaria que ya no proporciona el Estado español: "Nos organizamos contra la clandestinidad, para que no se haga a escondidas, porque la mujer no tiene que viajar en el sótano de un avión si quiere abortar".

A pesar de estar a punto de nacer, la Red Federica Montseny ya está creciendo a pasos agigantados, y voluntarios de Bruselas, Lisboa, Londres y Viena ya se han unido a la plataforma. Otros de ciudades como Praga o París, se plantean hacerlo, y otros dan su apoyo simbólico en la lejanía, desde México DC, Buenos Aires o Montevideo. "Las sociedades están cambiando y somos a día de hoy capaces de organizarnos y dar apoyo dentro de un territorio y más allá y la red es un ejemplo de esto", asegura Ana. Además, cuentan con el apoyo de organizaciones feministas españolas y extranjeras que facilitan la labor de llegar a darse a conocer en los círculos donde una mujer acude ante una situación de embarazo no deseado, como centros de planificación familiar.

En Alemania, la legislación sobre el aborto es muy parecida a la del partido socialista que hasta ahora se aplica en España, con una ley de plazos que contempla la interrupción hasta la semana 12 de gestación, pero en el caso alemán los gastos corren a cargo de la embarazada. Además de este desembolso, las embarazadas españolas sólo necesitarán la Tarjeta Sanitaria Europea y acudir a una "Schwangerschaftskonfliktberatung" o "asesoramiento sobre el conflicto del embarazo" tras el que, pasado un periodo de tres días de reflexión, podrán realizar la intervención.

El aspecto legislativo ha sido, de hecho, uno de los más complicados a la hora de conformar esta red. Quieren dejar claro que no hay ningún ánimo de lucro detrás de estos voluntarios, ya que en Alemania está penado con hasta dos años de cárcel difundir o promocionar el aborto con fines económicos. "No hacemos ningún tipo de promoción, sino que ofrecemos la logística para quien quiera abortar, lo haga", aclara Maia García.

Todo indica a que finalmente la ley Gallardón será tramitada este otoño para que entre en vigor a finales de año, después de meses de controversia incluso dentro del Partido Popular y tras aceptar la malformación del feto como motivo legal para abortar. En la red de Berlín, están seguros de que esta medida no disminuirá el número de abortos, sino que pone en peligro a las mujeres y es un retroceso en sus derechos y libertades. "Es volver a 1985 y aumentar las diferencias entre clases, ya que sólo podrán abortar las mujeres que puedan permitírselo. Es algo ideológico", sentencia Maia.


http://www.quoners.es/q/ley-del-aborto