Público
Público

Ayudar a los inmigrantes desde la indignación

Enrique Mosquera, de 56 años, ha dedicado media vida a la integración de los inmigrantes  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Enrique Mosquera, de 56 años, ha dedicado media vida a la integración de los inmigrantes. Gracias al 15-M ha podido recoger más de 10.000 firmas contra la Ley de Extranjería, 'algo que sin el apoyo de los indignados hubiera sido sólo un sueño'. 'Confío en que hayamos logrado despertar algo positivo en la conciencia colectiva para ponerle trabas al poder, que los políticos vean que no tienen carta blanca para todo', afirma.

El 17 de mayo se acercó a la plaza de Catalunya para curiosear sobre el movimiento que se estaba gestando. 'Desde entonces ofrecí mi apoyo a la comisión de inmigración y he seguido luchando para informar a la gente para romper tópicos crueles e injustos', reflexiona. Enrique ya había participado con anterioridad en otros movimientos sociales centrados en la ayuda a los recién llegados, como la Asociación Papeles y Derechos para Todos. 'Desde el año 2000 he intentado compaginar mi vida laboral con el soporte a los inmigrantes', dice. Enrique, que participa activamente en todas las asambleas, asegura que el 15-M 'nunca morirá'. 'El movimiento no tiene un final, se prolongará con altibajos e incluso con otros nombres, pero el impulso no se apagará'. Y aún queda mucho camino por hacer: 'Nos falta implantar discusiones de fondo en las asambleas'. Enrique no defiende que el 15-M se transforme en un partido político pero sí 'que profundice en cuestiones políticas'.